El diplomático y e xpresidente de Unicef España, Carmelo Angulo, ha fallecido este jueves en Madrid a los 75 años, ha comunicado la Fundación Francisco Luzón de lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), de la que era vicepresidente.

«Siempre comprometido con las grandes causas», recuerda la fundación, Angulo estuvo vinculado durante más de treinta años a la diplomacia -fue embajador de España en Bolivia, Colombia, Argentina y México-, la enseñanza universitaria y la cooperación internacional.

También mantuvo una estrecha relación con las Naciones Unidas, a quien representó durante ocho años en Nicaragua y Argentina.

Angulo fue, asimismo, director del Instituto para la Cooperación y el Desarrollo Humano de la Universidad Camilo José Cela y coordinador del Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos en la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Defensa de los niños

Licenciado en Derecho y Relaciones Internacionales, en 2014 fue elegido presidente de Unicef España, cargo que ocupó durante cuatro años en los que la organización fortaleció su liderazgo en la defensa de los derechos de la infancia, aumentando la contribución del comité español a los programas de Unicef en todo el mundo y alcanzado una cifra récord de 380.000 socios.

Desde esta organización, han asegurado que le recordarán siempre por «su entusiasmo, pasión, su trato cálido y su sensibilidad y compromiso con los más vulnerables, que quedan reflejados en su trayectoria vital y profesional».

Son muchas las organizaciones no gubernamentales que han lamentado su fallecimiento, entre ellas la Fundación Iguales, de cuyo consejo asesor era miembro, y que le ha definido como «hombre igualitario» y con «profunda vocación de servicio» a España, informa Efe.

Medicusmundi ha destacado también su compromiso con los objetivos de desarrollo sostenible y le ha definido como un referente para las organizaciones no gubernamentales españolas, mientras que el Ateneo de Madrid ha destacado su generosidad, vitalidad y brillantez.

También la exministra de Exteriores Arancha González Laya ha expresado en las redes sociales su «tristeza» por la muerte de este «gran diplomático».