Sociedad

Morón despide a los aficionados del Sevilla que murieron en el accidente de la A-4 de camino al partido de la Copa del Rey

Más de 2.000 vecinos de Morón de la Frontera (Sevilla) han despedido este sábado al padre y sus dos hijos fallecidos en el accidente múltiple de tráfico ocurrido el jueves en el tramo de la autovía A-4 que atraviesa Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real).

Más de 2.000 vecinos de Morón de la Frontera (Sevilla) han despedido este sábado al padre y sus dos hijos fallecidos en el accidente múltiple de tráfico ocurrido el jueves en el tramo de la autovía A-4 que atraviesa Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real). EFE/ David Arjona

Más de 2.000 vecinos de Morón de la Frontera (Sevilla) han despedido este sábado al padre y sus dos hijos fallecidos en el accidente múltiple de tráfico ocurrido el jueves en el tramo de la autovía A-4 que atraviesa Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real).

Desde poco después de las 15.30 ya había muchas personas congregadas en las inmediaciones del templo parroquial, media hora antes de iniciarse el funeral por Antonio González Castilla y sus hijos, Antonio y José, de 17 y 15 años, respectivamente. La iglesia, Nuestra Señora de la Victoria, estaba completamente llena de gente desde una hora antes.

Los tres fallecieron en un accidente provocado por la intensa niebla cuando se dirigían a Madrid para ver un partido de fútbol entre su equipo, el Sevilla FC, y el Atlético de Madrid.

Entre las personas que estaban esperando a los féretros se encontraba una representación sevillista, con su presidente, José María del Nido Carrasco, su padre y expresidente, José María del Nido Benavente, el directivo Pepe Castro, el entrenador, Quique Sánchez Flores, y el capitán de la primera plantilla, Jesús Navas.

El funeral ha sido dirigido por el obispo auxiliar de la Archidiócesis de la provincia de Sevilla, Teodoro León, en un templo abarrotado y con muchas personas en la calle esperando la salida de los féretros para acompañar a la familia al cementerio.

Tanto a la llegada a la Iglesia como en su salida tras el funeral, se ha guardado un silencio total entre las personas congregadas para apoyar a la familia de los fallecidos.

Los féretros no han ido directamente al cementerio, sino que han parado en la ermita de Fuensanta, sede de la Hermandad de Jesús Nazareno de Morón, a la que pertenecían los fallecidos, y donde se ha celebrado una misa de despedida.

Todo ello con un dispositivo de Policía Local y Nacional para cortar las calles del pueblo y facilitar el desplazamiento de la familia, en un microbús habilitado por la funeraria que se ha hecho cargo de las gestiones de este sepelio.

En la localidad se vive la tercera de las cuatro jornadas de luto oficial decretadas por el Ayuntamiento por este suceso, que terminarán a las cero horas del próximo lunes con las banderas, en todos los edificios municipales, ondeando a media asta en el exterior y con crespón negro en las de interior.

En sus redes sociales, el Ayuntamiento ha mostrado la condolencia y solidaridad de todos los vecinos de Morón de la Frontera a los familiares de los fallecidos con el afecto "más sincero”, y durante cuatro días se han suspendido todos los actos oficiales previstos.

Además, ha trasladado su agradecimiento a los medios de comunicación, así como a las numerosas entidades que se han dirigido a la Corporación municipal para expresar su consternación y apoyo.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar