Deportes | Sociedad ENTREVISTA

'Team!' o cómo el rugby se convierte en una "escuela de formación de personas"

Jaime Nava y Juan Tinoco presentan en una entrevista con 'El Independiente' un libro que trata de explicar las razones por las que este deporte resulta tan especial. "Es imposible que a la sociedad española, tan combativa y competitiva, no le guste el rugby", asegura el ex capitán de la selección

Jaime Nava y Juan Tinoco, autores de 'Team!'.

Jaime Nava y Juan Tinoco, autores de 'Team!'. CAROLINA MARTÍNEZ NAVARRO

Primer partido de la serie por la Bledisloe Cup 2020 entre Australia y Nueva Zelanda. Empate a 16. Todos los jugadores se dirigen tras el pitido final al vestuario neozelandés, donde el capitán de los All Blacks saca una botella de champán y una placa que conmemora los 100 partidos con la selección de su homólogo australiano, Michael Hooper. «Eso es rugby. Una imagen vale más que mil palabras», declara Jaime Nava, ex capitán de la selección española, en una entrevista con El Independiente.

El embajador de este deporte en España, que acaba de publicar con Juan Tinoco Team! (Editorial Diëresis), afirma que a ambos les «seducía la idea» de escribir un libro que explicase «algo de lo que se lleva hablando durante muchos años: ¿por qué dicen que el rugby es una escuela de vida y una escuela de valores? Todas las personas que han estado en contacto con el rugby luego son personas muy válidas, con las que es muy fácil trabajar en otros ámbitos. Explicar esa idea, eso de lo que todo el mundo habla, pero que nunca nadie llega a profundizar, eso es lo que nos llevó a escribir este libro».

Los chavales no van a ir a practicar un deporte de salvajes, porque esto no es un deporte de salvajes»

JAIME NAVA

Juan Tinoco, director de Recursos Humanos de LG y jugador amateur, señala que «este deporte es un vehículo muy positivo y muy inspirador para traer cosas que nos pueden servir para el mundo de la empresa, las relaciones familiares o para la vida en general». El objetivo de escribir este libro no era tanto que llegase al gran público, sino que con esta obra pudiesen hacer comprender a los lectores en qué consiste y en base a qué se forma la «imagen tan positiva que tiene el rugby como escuela de formación de personas», tal y como indica el ex capitán.

«Queríamos que fuese novedoso y que, a pesar de lo técnico que pudiera tener el proyecto, viniera en forma de ficción», sostiene Nava, cuyos personajes han adquirido «algunas cositas» de los autores. Team! comienza con la historia de Julio, un directivo inmerso en la fusión de su empresa con una compañía de la competencia. Durante una reunión, Julio recuerda que tiene que llevar a su hija Marina a su primer entrenamiento de rugby. Mira con ojos preocupados la sesión, con miedo de que su pequeña se haga daño, y, cuando termina, se da cuenta de la niña está perfectamente y que muestra una especial ilusión por el deporte.

El ex jugador del Club Alcobendas y El Salvador destaca la manera en la que «se enfoca» el rugby en las categorías infantiles: «Los chavales no van a ir a practicar un deporte de salvajes, porque esto no es un deporte de salvajes. Todo tiene un porqué, un modus operandi a la hora de enfocar la formación para jugadores en edades tempranas, y eso se refleja en los primeros capítulos». En la misma línea, Tinoco asegura que los niños «se familiarizan con el balón, con el suelo, con el contacto y se lo toman a su edad como un juego» y es más adelante cuando se incorpora la parte técnica.

Este deporte es un vehículo muy positivo para traer cosas que nos pueden servir para la empresa, las relaciones familiares o la vida en general»

juan tinoco

«Mi mujer realmente vio la esencia del rugby en un entrenamiento de mi hijo mayor al que yo no pude ir. Me dijo: ‘Me he quedado alucinada de ver que, en una carrera, todos aplaudían al que llegaba el último’. Todos se animan, todos colaboran. Hay una sensación de equipo, de pasarlo bien», confiesa este directivo. «¿Desde cuándo los niños de seis años empatizan los unos con los otros?», se pregunta Nava, para posteriormente afirmar que «la naturaleza de los niños e incluso de los adolescentes es ser egoístas. Y tú vas a un club de rugby y ya ves ciertos chavales que llegan con 11 y 12 años con esa filosofía que les han ido trasladando y tienen códigos diferentes a los de otros de su misma generación». 

El lector acompaña a Julio en su «camino de no saber qué es el rugby, de pasar por los primeros días y terminar apasionado por este deporte». El protagonista va aplicando los valores que adquiere del rugby a su vida profesional y personal, y entra en un círculo virtuoso en el que confluyen el trabajo en equipo, la responsabilidad, el respeto, la resiliencia, la tenacidad, el liderazgo y la aceptación.

Las Leonas son un referente mundial»

jaime nava

A pesar de que se trata de una disciplina que se rige por «códigos muy tradicionales», Nava asegura que «nunca he visto que el rugby fuese exclusivo para hombres», para posteriormente destacar el papel de las Leonas en la expansión del rugby en nuestro país: «Son un referente mundial». «La gente que lo ve desde fuera puede pensar que es un deporte violento y masculino», pero su concepción cambia «en cuanto la gente empieza a entender el rugby», afirma Tinoco. 

«El rugby puede tener mucho que decir en el deporte español en los próximos años, aunque, cuando eso sucede, suele venir acompañado de un granito deportivo de la selección nacional», sostiene Nava. «Es imposible que a la sociedad española, tan combativa y competitiva, no le guste este deporte, porque somos buenos en deportes colectivos y porque este juego duro, controlado bajo unas reglas y unos códigos, convierte a los jugadores en los gladiadores del siglo XXI. Es un espectáculo muy bonito de ver, con muchísima estrategia y muchísima táctica, practicado por auténticos gladiadores» que transmiten «respeto hacia los rivales». Y, en un país en el que la cerveza es un símbolo de unión, resultaría incomprensible que no fuésemos a hacer de los terceros tiempos del rugby una tradición.

Comentar ()