El tenista español Carlos Alcaraz celebra un punto en el US Open

El tenista español Carlos Alcaraz celebra un punto en el US Open EFE/EPA/JUSTIN LANE

Deportes

Carlos Alcaraz, el diamante del tenis tras los pasos de Nadal

El español de 18 años se presenta al mundo en el US Open y hace inevitables las comparaciones con Nadal | "Está más hecho como jugador de lo que lo estaba Rafa a su edad a nivel técnico", dice Toni Nadal

Dice Yevgeny Kafelnikov que será el número uno del mundo «en tres años como máximo». Comenta Stefanos Tsitsipas que nunca ha visto a nadie golpear a la pelota con tanta violencia. Asegura Toni Nadal que lo tiene todo «para suceder a Federer, Nadal y Djokovic«. Y las estadísticas corroboran todo lo anterior: Carlos Alcaraz es un diamante presente y futuro del tenis.

El US Open que termina este fin de semana ha sido su presentación al mundo. Aquí estoy yo, dijo en Nueva York a base de raquetazos hasta convertirse en el cuartofinalista más joven del torneo en seis décadas. Tuvo que retirarse en cuartos, pero ahí queda su exhibición ante Tsitsipas y la sensación de que será un grande de la raqueta.

Tiene valores positivos y adecuados para la sociedad actual. Puede ser un buen ejemplo»

Rafael nadal

Tiene 18 años y cuatro meses y, aunque dicen que las comparaciones son odiosas, parece inevitable no pensar en Nadal cuando uno ve a Carlos Alcaraz sobre una pista. Le viste la misma firma deportiva y juega con la misma marca de raquetas, no da una bola por perdida y ha demostrado una enorme resiliencia. Además, está siguiendo sus pasos en lo que a edad, títulos y ranking se refiere.

«Es justo que se entre en comparaciones», señalaba Toni Nadal, tío y entrenador durante casi 30 años de Nadal, en Radio Marca. «Vivimos en un mundo en el que un jugador es bueno y en comparación con los demás y es normal compararle con Rafael, lo entiendo totalmente (…) Desde la primera vez que le vi jugar, ya me sorprendió. Carlos a esta edad está más hecho de lo que lo estaba Rafa a su edad a nivel técnico».

Directo al Top 40 del ranking entre halagos

Su recorrido en Nueva York le asegura entrar el próximo lunes en el Top 40 del ranking ATP. En concreto, aparecerá en el puesto 38 y saltará 16 lugares. Solo hay seis jugadores menores de 19 años entre los 500 mejores del mundo y únicamente Alcaraz está entre los cien primeros. A su edad, Nadal estaba en el puesto 50, Federer rondaba el 60 y Djokovic recién irrumpía en el Top 100.

El chico es muy bueno para el deporte, es joven, talentoso y tiene un enorme potencial»

Kafelnikov, ex número uno

«Siendo sincero, creo que no tiene que mejorar nada», prosigue con sus elogios Kafelnikov, ex número uno y campeón olímpico, en una entrevista con la web Tennis Majors. «Únicamente tiene que seguir haciendo lo mismo (…) El chico es muy bueno para el deporte, es joven, talentoso y tiene un enorme potencial».

Y está rodeado por un equipo que, según coinciden varias voces del circuito, le hará crecer sin perder la cabeza entre tanto halago.

«Soy un chico ambicioso, siempre quiero más”

Juan Carlos Ferrero y Albert Molina en el banquillo

Nacido en El Palmar de Murcia el 5 de mayo de 2003, Alcaraz creció en una familia muy ligada al deporte. Su padre estuvo en el Top 50 del ranking de España y es el director del Club de Campo de Murcia. Nació casi con la raqueta en la mano, como sus hermanos. Amante también del fútbol, cuando tenía diez años se decidió finalmente por el tenis y su progresión enseguida llegó a los oídos de Albert Molina, un agente que lleva más de dos décadas en el circuito y que ha asesorado a jugadores como David Ferrer, Pablo Carreño o Nicolás Almagro.

Es un jugador que se crece en las pistas grandes y con mucho público»

Juan carlos ferrero

Molina tuvo largas conversaciones con la familia de Alcaraz y con los mandamases de la agencia en la que trabaja, la gigante IMG. “Hace siete años no era lo normal empezar a trabajar con un chico de 12 años, pero yo creía mucho en él y pensaba que si hacíamos las cosas bien podríamos conseguir buenos resultados. Ni mucho menos nos ha defraudado”, dijo hace unos meses el representante en la página de la ATP.

Tras haber firmado con 15 años contratos con la marca de raquetas Babolat y la firma deportiva Lotto, Alcaraz jugaría en 2018 un torneo que le iba a cambiar para siempre. Fue un certamen de la categoría ITF Futures en Murcia y ahí, en la grada, estaba Juan Carlos Ferrero, que ya le seguía la pista desde hacía tiempo. El ex número uno acababa de romper con Alexander Zverev y buscaba nuevos retos. Le llamaron varios jugadores top, pero eligió el desafío de pulir a un diamante como Alcaraz.

«Preferí intentar formar a un chico joven de buenas maneras y con mucho potencial», indica Ferrero, un hombre que sabe perfectamente lo que siente en estos momentos Alcaraz. Ex número uno y campeón de Roland Garros en 2003, Ferrero fundó tras retirarse la academia de tenis Equelite en su Villena natal y ahí se trasladó Alcaraz. Los findes de semana, el jugador volvía a El Palmar, que está a apenas una hora en coche.

Las comparaciones con Nadal

El trabajo dio sus frutos con rapidez y en apenas tres años ha pasado del puesto 566 del ranking al 38 que lucirá el lunes. En su camino la profesionalismo se alzó con tres títulos de los ITF Futures y otros cuatro del Challenger Tour. Y en julio de 2021, en la temporada de su irrupción en la élite, festejó en Umag su primer título ATP. Con 18 años, dos meses y 20 días, se convirtió en el más joven en una década en conseguirlo, ocho días más que los que tenía Nadal cuando alzó en Sopot (Polonia) su primera copa en 2004.

Compararse con los mejores de la historia es una carga muy difícil de llevar»

JUAN CARLOS FERRERO

Lógicamente, las comparaciones con Nadal no tardaron en salir. De hecho, Toni Nadal recibió una reprimenda amistosa de Albert Molina cuando le comparó hace unos años con su sobrino tras verlo por primera vez. Nadal es el mejor deportista español de todos los tiempos y uno de los tres mejores tenistas de siempre. Campeón de 20 Grand Slam, 36 Masters 1000, campeón olímpico y de la Copa Davis y número uno durante 209 semanas, Nadal tiene un palmarés que difícilmente será igualado algún día no ya solo por un español, sino por cualquier persona que empuñe una raqueta.

Alcaraz tendrá que crecer como tenista con esa losa en las televisiones, en las radios y en los periódicos. «Es normal que la gente quiera tener a alguien de futuro después de Nadal y el resto de tenistas españoles, pero no podemos caer en el error de comparar lo que puede ser Carlos con lo que es Nadal», señalaba hace unos meses Ferrero. «No le vendría bien al murciano. Tiene que abrirse camino y no pensar que puede ser el próximo Nadal, porque compararse con los mejores de la historia es una carga muy difícil de llevar».

Desde luego, Alcaraz no es el primer tenista español al que se le cuelga el cartel de El nuevo Nadal. Carlos Boluda y Javier Martí no respondieron a tan altas expectativas y se diluyeron por el camino. Alcaraz ya está entre los mejores del mundo, pero sabe que todavía tiene mucho camino por recorrer.

«Los datos y las estadísticas impresionan un poquito, pero no significan nada si luego no llego hasta donde lo hicieron los mejores de la historia. Cada uno tiene que seguir su camino y llegar a donde ha soñado”, dijo el propio tenista en el US Open.

  • Alcaraz y Nadal, antes del duelo que jugaron en el Mutua Madrid Open 2021
    • Compartir
    EFE

El 18 cumpleaños, con Nadal

Uno de los momentos más emocionantes para Alcaraz en su corta carrera fue el 5 de mayo de 2021, el día que cumplía su mayoría de edad. Lo vivió en Madrid enfrentándose a Rafael Nadal en el Mutua Madrid Open. El día de antes, la leyenda del tenis le regaló varios piropos. «Es un jugador muy joven con un gran presente y aún con mejor futuro. Tiene valores positivos y adecuados para la sociedad actual. Puede ser un buen ejemplo», lo alabó el de Manacor.

Además de las similitudes tenísticas y estadísticas, Alcaraz tiene algo que le acerca a Nadal: un carisma espectacular que engancha a los aficionados. En Nueva York, una plaza muy dada al show, conectó desde el día uno con la grada. «Es un jugador muy expresivo y bastante carismático por la forma que tiene de jugar, sus gestos, por cómo se muestra. Y tiene carácter», señala Ferrero. «Y a él le gustan los grandes escenarios como éste. Es un jugador que se crece en las pistas grandes y con mucho público».

No obstante, y por muchas comparaciones que haya con Nadal, Alcaraz siempre se ha definido más federista que nadalista. «Me gusta jugar agresivo, con muchos winners, como Federer, yendo a la red y haciendo con dejadas. Me definiría como Federer», se definió a sí mismo hace un año el propio tenista en un reportaje para la televisión de la ATP.

Tenísticamente hablando, tiene una derecha potentísima y le pega duro a la pelota desde cualquier ángulo. Disciplinado fuera de la cancha, la técnica siempre le ha acompañado y suele tomar buenas decisiones en los partidos. No obstante, ahí es donde su entrenador ve el mayor margen de mejora.

Dejando de lado la transformación física natural que sufrirá en los próximos años -cogerá más resistencia, se adaptará a los partidos largos-, Ferrero cree que tiene su pupilo tiene que incidir en el trabajo mental. Jugar bien al tenis lo hacen todos los jugadores profesionales, pero ser capaz de mantener un nivel altísimo de forma constante es lo que suele marcar la diferencia.

«Tiene que madurar en esa línea de concentración y tener la constancia de jugar todos los puntos bien. Que mantenga el mismo nivel de concentración todo el partido», valora el ex número uno. Se parezca más a Federer o a Nadal, tarde más o menos en alcanzar la plenitud, lo que parece claro es que hay Carlos Alcaraz para rato.

Te puede interesar

Comentar ()