Deportes

Djokovic se expone a unas pérdidas millonarias por no vacunarse

El serbio dejará de ganar varios millones por no participar en los principales torneos | Lacoste, que le paga casi nueve millones de dólares al año, ha advertido que hablará con el tenista "para repasar lo acontecido"

Djokovic lamenta un punto durante el Abierto de Australia 2021

Djokovic lamenta un punto durante el Abierto de Australia 2021 EFE/EPA/DEAN LEWINS

La decisión de no vacunarse contra el coronavirus y el show sobre su visado y la consiguiente deportación de Australia le pueden costar unos cuantos millones a Novak Djokovic. Por un lado, no podrá optar a los premios monetarios de los torneos que no pueda disputar; y por otro, aunque está todavía por ver qué impacto tiene, algunos de sus patrocinadores podrían recortarle los ingresos o rescindir los contratos.

De momento, la firma francesa Lacoste, que le paga unos nueve millones de dólares por temporada por vestir la ropa del cocodrilo, ha anunciado que quiere reunirse cuanto antes con el serbio para evaluar lo que ha ocurrido en las últimas semanas en Australia. «Nos pondremos en contacto con Novak tan pronto como sea posible para revisar los acontecimientos que han acompañado su presencia en Australia», ha indicado en un comunicado la empresa, cuyo contrato con el campeón de 20 Grand Slam acaba a finales de 2022.

Todos los patrocinadores de Nole

Además de Lacoste, Djokovic tiene como sponsors al fabricante de relojes suizo Hublot, la empresa de raquetas Head, el gigante automovilístico Peugeot, la firma deportiva japonesa Asics, el banco austríaco Raiffeisen Bank y la tecnológica Ultimate Kronos Group. Lacoste y Head, cada una con nueve millones de dólares anuales, son las que más dinero aportan a la caja del serbio.

Según la revista Forbes, Djokovic se embolsa anualmente entre 25 y 35 millones de dólares por contratos de patrocinio y publicidad. Rafael Nadal se mueve en una horquilla similar, mientras que Roger Federer es el rey en ese sentido, con unos 90 millones de dólares al año de marcas y anunciantes. Djokovic fue en 2021 el cuarto tenista con más ingresos -por detrás de Federer, Serena Williams y Naomi Osaka- y ocupó el puesto número 41 de los deportistas con más ganancias.

De momento, ninguna de las firmas ha anunciado medidas drásticas sobre los contratos que tiene con el serbio. Hublot, por ejemplo, señaló que seguirá patrocinando al jugador y que no comentará «sus decisiones personales». Sin embargo, la mayoría de los contratos tienen cláusulas en caso de que el atleta se comporte de manera ilegal o inmoral. «La marca no va a depositar sus valores en una persona sin un compromiso por el otro lado. Tienen que ser afines a la marca y comportarte de acuerdo a sus valores», indica a este periódico Laura Monteagudo, directora del lo Grado de Comunicación Digital en la Universidad CEU-San Pablo.

El consultor de marcas Marcel Knobil cree que Djokovic no debe temer por ahora ninguna reacción de sus sponsors. «La gran preocupación para los patrocinadores llegará si Djokovic se convierte en uno de los símbolos del movimiento antivacunas», señalaba al diario británico The Telegraph. Porque hay un principio claro en la publicidad a esta escala: si pierdes un gran número de seguidores, vas a perder determinados patrocinadores.

La comparación con Federer y Nadal

No obstante, Laura Monteagudo explica que al tiempo que puede perder algunas de las marcas que le patrocinan ahora, también puede hacer que otro tipo de firmas se fijen en él. «Las marcas que le patrocinan ahora buscan asociarse con el deporte de élite, con la excelencia y con la salud. Si vas contra la ciencia, es lógico pensar que vas a tener algún problema con esas firmas», indica la experta.

Federer y Nadal siempre han asociado su marca a los buenos modales y al señorío»

LAURA MONTEAGUDO

«Pero a la vez ese posicionamiento tan claro y diferencial frente a otros deportistas puede atraer a un tipo de marca que quiera posicionarse contra las vacunas, una marca que sea más transgresora», añade. «Yo, de momento, no me imagino a Lacoste volviéndose transgresora«.

Djokovic nunca ha sido el niño bonito del tenis. Ha tenido varios exabruptos, como su expulsión del US Open por dar un pelotazo a una jueza de línea, su ataque de ira en los Juegos de Tokio o el escándalo ahora de Australia. «Federer y Nadal siempre han tenido una marca muy definida, de buenos modales, señorío y saber ganar y perder. Djokovic, que es más rebelde, tiene una identidad menos definida en ese sentido y con todo lo que ha ocurrido sería lógico que se fijaran en él marcas más rompedoras y que huyan de lo habitual», opina Laura Monteagudo.

Dejará de ganar millones por no competir

Djokovic es el jugador que más dinero ha ganado en premios en la historia del tenis. En total, se ha embolsado casi 155 millones de dólares, 25 más que Roger Federer y 30 más que Rafael Nadal.

El año 2015 fue el mejor en términos de premios monetarios para Djokovic. Aquella fue una de sus mejores temporadas a nivel deportivo: ganó 11 títulos, entre ellos tres Grand Slam, seis Masters 1000 y la Copa de Maestros, lo que le reportó un total de 18,2 millones de dólares.

Si este año hubiese competido y ganado en Australia se habría llevado un premio de 3,17 millones de dólares. Además, varios países donde se celebran los torneos más importantes exigen la vacunación para entrar en sus fronteras o para entrar a recintos deportivos. Francia anunció este lunes que no permitirá que Djokovic compita en Roland Garros sin estar vacunado, mientras que para competir en Estados Unidos, sede del US Open y otros tres Masters 1000, también tiene que demostrar tener la pauta completa. De momento, Wimbledon es el único Grand Slam en el que podría competir. Madrid también le ha abierto la puerta al número uno.

Armstrong o Sharapova, abandonados por sus sponsors

En el pasado reciente hay varios casos de marcas que han abandonado a sus deportistas por algunos escándalos. El escándalo de doping del ciclista Lance Armstrong le costó al estadounidense que marcas como Nike, Trek o Budweiser rompieran sus contratos de patrocinio en 2012.

Algo similar le ocurrió a la tenista rusa Maria Sharapova cuando en 2016 se conoció que había dado positivo por meldonium: Porsche, Nike y Tag Heuer rescindieron sus acuerdos. Y al atleta paralímpico Oscar Pistorius también perdió jugosos patrocinios con Nike y Oakley cuando fue sentenciado por disparar a su novia en 2013.

Con la crisis del coronavirus y el movimiento antivacunas no ha habido ninguna gran decisión en ese sentido. Aaron Rodgers, jugador de la NFL, mintió sobre su vacunación y perdió a un patrocinador menor, pero otro de sus sponsor le amplió sus espacios publicitarios. Kyrie Irving, estrella de la NBA, no ha perdido ni un solo dólar de patrocinadores por posicionarse contra las vacunas.

Te puede interesar

Comentar ()