Deportes

La intrahistoria de la guerra de fútbol: del "Hay que pararle los pies a Tebas" al "Hay que cargarse a Rubiales"

Los dos máximos dirigentes del fútbol español mantienen un enfrentamiento abierto desde hace una década con acusaciones, espionajes, grabaciones y denuncias

Luis Rubiales, presidente de Federación Española de Fútbol, y Javier Tebas, presidente de LaLiga, en una imagen de archivo

Luis Rubiales, presidente de Federación Española de Fútbol, y Javier Tebas, presidente de LaLiga, en una imagen de archivo EP

El rastreo de información patrimonial de Javier Tebas realizada por el equipo de Luis Rubiales utilizando medios de la Real Federación Española de Fútbol es el último capítulo de una relación de enemistad entre los dos máximos dirigentes del fútbol español que se remonta diez años atrás.

Javier Tebas, presidente de la LaLiga, y Luis Rubiales, jefe de la RFEF y del mayor sindicato de futbolistas -la AFE– entre 2010 y 2017, mantienen una tensa lucha por el control del deporte rey en España que les ha llevado a incontables cruces de acusaciones.

La pelea se ha agudizado en las últimas semanas con la información que está publicando El Confidencial sobre la gestión de Rubiales al frente de la RFEF. El digital ha tenido acceso a información confidencial del teléfono de Rubiales, como correos, mensajes de whatsapp y audios, y el mandamás de la federación acusa directamente a Tebas -aunque sin mencionarle, «Yo lo sé y ustedes lo saben«– de estar detrás de esa filtración.

Tebas, por su parte, ha denunciado estos últimos días que Rubiales envió a su vicesecretario general Miguel María García Caba a la sede de LaLiga para grabar una conversación. Según la versión del jefe de LaLiga, García Caba le engañó haciéndole creer que iba a denunciar «acoso y corrupción en el seno de la RFEF». Pero el emisario de Rubiales llevaba una grabadora oculta y días después parte de los audios fueron publicados por OkDiario. «Hay que cargarse a Rubiales», decía Tebas en esa conversación.

Una enemistad que viene de lejos

La rivalidad entre los dos mandamases del fútbol español arranca en 2013, cuando Tebas alcanza la presidencia de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Para entonces, Rubiales llevaba ya tres años al frente de la AFE, la Asociación de Futbolistas Profesionales. Dos temporadas después, Rubiales convocó una huelga en una rueda de prensa en la que estaba secundado por figuras como Xavi Hernández, Andrés Iniesta o Iker Casillas. Ese conflicto marcó una distancia prácticamente irrecuperable.

Cuando Rubiales aprovechó la detención de Ángel María Villar en la Operación Soule en 2017 para lanzarse a presidir la RFEF, el enfrentamiento ya era público. Rubiales, que siempre había vivido bajo el paraguas de Villar, se desmarcó de éste y Tebas mostró su apoyo en el proceso electoral al otro candidato, Juan Luis Larrea.

Desde entonces, no hay una decisión en el fútbol que no cuente con el clásico Tebas-Rubiales. Siempre tiene la culpa el otro. Y tú más, parecen decir cada vez que se enzarzan en disputas un tanto ordinarias.

  • “Creo que Rubiales no está capacitado para el cargo de presidente de la RFEF”, suelta Tebas en diciembre de 2017.
  • “Tebas es preso de la televisión. Aquí quien manda en los horarios no es él, que es lo que a él le gustaría. Es otro que le llama y le dice: ‘Este partido se juega a este horario y punto. Y tú te callas, Javier’. Y entonces él agacha la cabecita”, argumenta Rubiales en septiembre de 2018.
  • “Amigo Rubiales, mucha demagogia”, responde horas después Tebas en Twitter.
  • “¡Hay que pararle los pies a Tebas!”, exclama Rubiales en febrero de 2019.
  • “Tebas está nervioso porque unos buenos amigos suyos han sobornado a miembros FIFA”, dice Rubiales en abril de 2019.
  • «Espionaje nivel Mortadelo», dice Tebas sobre las grabaciones de García Caba en las últimas semanas.

Y Tebas que denuncia a Rubiales por coacción. Y que este último promete una querella por calumnias y denuncia falsa una vez que se archive -si es que se archiva- la otra causa. Y así siempre. Y tú más.

¿Por qué la Liga no depende de la Federación?

Para entender esta guerra hay que comprender primero el extraño marco bicéfalo en el que se encuentra el fútbol español. Y para ello hay que retroceder algunas décadas, concretamente a 1984. Las discrepancias con la RFEF por su modo de gestionar el profesionalismo en el fútbol lleva a los clubes de Primera y Segunda a crear una patronal, la Liga de Fútbol de Profesional (LFP).

La LFP se creó en 1984 y desde entonces es la que maneja la competición de Liga»

Este nuevo organismo pasa a controlar la competición de Liga de Primera y Segunda de forma independiente a la federación. Es la LFP la que vende los derechos televisivos por todo el mundo, la que decide los horarios y el balón con el que se juega. La RFEF, por su parte, controla el estamento arbitral y las competiciones de Copa y Supercopa, además de la Segunda B y la Tercera División.

Es decir, lo que mueve millones y millones está actualmente en manos de Tebas. Y Rubiales quiere recuperar parte de ese poder. El presidente de la RFEF acusa a Tebas de pensar solo en el dinero, como cuando la Liga intentó que se jugara un Girona-Barcelona a Miami, pero después fue Rubiales el que se llevó la Supercopa a Arabia Saudí con un oscuro y millonario acuerdo con Gerard Piqué detrás.

Rubiales y Tebas, orígenes diametralmente opuestos

Los dos protagonistas de esta historia pertenecen a dos estratos del fútbol totalmente diferentes. Rubiales nació en Las Palmas de Gran Canaria el 23 de agosto de 1977 y tuvo una carrera futbolística tan larga como discreta: jugó la mayor parte de su trayectoria en equipos de Segunda División y Segunda B, aunque también defendió los colores del Levante en Primera. Pundonor Rubiales le llamaban por su entrega y su fuerza para superar lesiones.

Colgó las botas en 2009 y un año después se hizo con las riendas del sindicato AFE. Desde ahí empezó a tejer las relaciones que le llevaron a presidir la federación deportiva más importante de España. Sin duda, se le dieron mejor los despachos que el césped.

Tebas, nacido en Costa Rica el 31 de julio de 1962 pero oscense de corazón, nunca se vistió de corto. Lo suyo fueron siempre los trajes y las corbatas. Este abogado, de ideología de extrema derecha, fue presidente del Huesca en la década de los 90 y después compró el Badajoz, desde donde saltó a la LFP, primero como vicepresidente y desde 2013 como su mandamás.

Dos historias opuestas que se cruzaron y ahora parecen inseparables. Como si Tebas necesitara a Rubiales y Rubiales a Tebas. Dos personajes que se alimentan el uno al otro con sus discusiones. Dos hombres que discuten por lo mismo que casi todos: por el poder.

Te puede interesar

Comentar ()