Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022 Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022

Deportes

La rabia de los jugadores uruguayos tras quedar eliminados del Mundial: Suárez entre lágrimas y Giménez desatado

Luis Suárez, tras la eliminación de Uruguay en el Mundial.

Luis Suárez, tras la eliminación de Uruguay en el Mundial. EFE

Corría el minuto 91 del Corea del Sur – Portugal cuando Son, la estrella surcoreana del Tottenham, arrancaba en una tremenda cabalgada desde campo propio. Tenía dos jugadores portugueses por delante, que reculaban hacia área propia, y otros dos que le perseguían de cerca por detrás, pero ninguno atinaba a robarle el balón. Al llegar al borde del área, Son frenaba en seco y hacía una pausa que parecía eterna antes de meterle un balón filtrado perfecto a Hee-Chan Hwang, que se había desmarcado entre la defensa portuguesa. El delantero del Wolves no perdonaba y batía a Diogo Costa con un potente tiro cruzado. Con ese resultado, Corea estaba en octavos. Y en el otro partido, Uruguay, que en ese momento ganaba 2-0 a Ghana, quedaba eliminado del mundial de Qatar.

Luis Suárez, que había salido como titular pero ya había sido sustituido, no se lo podía creer desde el banquillo. Al borde de las lágrimas, se tapaba la cara con la camiseta y se llevaba las manos a la cabeza. Uruguay, que instantes antes tenía el partido controlado y ya vislumbraba un cruce de infarto en octavos contra Brasil, necesitaba de pronto un gol más para clasificarse. Pero no les dio tiempo.

Al finalizar el partido y consumarse la eliminación, los charrúas estallaron contra el árbitro, al que le reclamaban dos penaltis. El primero a Darwin Núñez, que fue revisado por el colegiado en el VAR, y el segundo a Cavani, que el árbitro ni siquiera fue a ver repetido. Los uruguayos, que habían visto como en la primera parte sí les pitaban un penalti en contra, errado por Ayew, se comían al árbitro. Araújo agarraba como podía a Giménez, que estaba completamente fuera de sí, mientras los colegiados abandonaban el campo a toda prisa. En el banquillo Luis Suárez estallaba, ahora sí, en un llanto desconsolado.

El palo para los uruguayos era mayúsculo. A pesar de que llegaron al Mundial lejos de su mejor momento y con muchas dudas, el final para esta generación dorada, comandada por Súarez y Cavani, ha sido durísimo. Ahora solo falta por ver si los Valverde, Araujo o Darwin recogen el testigo y luchan por bordar a la celeste su quinta estrella.

Te puede interesar

Comentar ()