Sucesos

Detenida una pareja por ocupar una casa mientras los moradores estaban ingresados en el hospital

Los policías procedieron al inmediato desalojo de la vivienda, dado que no se enfrentaban a una usurpación de bien inmueble

Un policía trata de forzar a patadas la puerta de una vivienda ocupada.

Un policía trata de forzar a patadas la puerta de una vivienda ocupada.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron este pasado martes a un hombre y a una mujer, ambos de 21 años, como presuntos autores de un delito de allanamiento de morada de un piso ubicado en el barrio del Portixol (Palma), al que accedieron para ocuparlo.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado de prensa, la vivienda era de una madre y de su hijo, los cuales se encontraban ingresados en un centro hospitalario.

Los hechos ocurrieron este martes por la tarde, después de que una mujer alertase a la Policía de que la vivienda donde viven su madre y hermano, había sido ocupada ilegalmente y habían sacado parte de los enseres a la calle para que fuesen recogidos por los servicios de limpieza.

Los agentes se personaron en el lugar y observaron que en el suelo de la calle había todavía enseres, papeles personales y documentación, que pertenecían a los legítimos moradores de la vivienda.

Los investigadores comprobaron que el piso es propiedad de un organismo público del Govern, que lo tiene alquilado desde hace más de 30 años a una palmesana que convive en el mismo con su hijo, los cuales, por razón de un accidente doméstico, se encuentran ingresados en un centro hospitalario desde el pasado mes de marzo.

Posteriormente, los policías se entrevistaron con las personas que se encontraban en el interior de la vivienda, quienes alegaron que habían sido engañados por una tercera persona, que les habría cobrado una cantidad de dinero por acceder a la casa, supuestamente desocupada.

Los agentes llevaron a cabo la detención de ambas personas como presuntos autores de un delito de allanamiento de morada, procediendo a su puesta en libertad con cargos, continuando la investigación abierta para el total esclarecimiento de los hechos.

Los policías procedieron al inmediato desalojo de la vivienda, dado que no se enfrentaban a una usurpación de bien inmueble (lo que se conoce como una ‘okupación‘), sino ante el allanamiento de la morada de la arrendadora y su hijo, que por el hecho de llevar semanas fuera de la casa no había perdido su derecho sobre la misma, según la Policía Nacional.

Fraudes en las usurpaciones

La Policía Nacional ha advertido de que, en los últimos años, pero especialmente desde que Mallorca afronta la crisis económica derivada de la pandemia, se ha popularizado la figura del «conseguidor», persona que facilita el acceso a una vivienda desocupada.

Se trata de personas que cambian las cerraduras de pisos desocupados y cobran a personas en situaciones precarias una cantidad por acceder al piso. En algunos casos los nuevos «inquilinos» son conscientes de que se trata de una usurpación, y abonan una cantidad modesta por el hecho de que se les informe de la ubicación de una vivienda vacía y se les faciliten las llaves.

De acuerdo con la Policía, en no pocas ocasiones las personas que acceden a la vivienda creen que el «conseguidor» tiene derecho sobre la vivienda, y que el alquiler es legal, llegando a pagar meses enteros de fianza y alquiler por adelantado, descubriendo posteriormente que han sido víctimas de un engaño.

Por este motivo, la Policía recomienda no realizar nunca un pago sin haber celebrado un contrato por escrito. En el caso que exista alguna duda sobre la titularidad de la vivienda o los derechos de la persona que la alquila para celebrar un contrato, hay que asegurarse por medio del Registro de la Propiedad o simplemente por medio de los vecinos de que no se está siendo víctima de un engaño.

Comentar ()