Sucesos

La confesión a la Policía del menor del parricidio que asesinó a su madre, su hermano y su padre en Elche

Funeral por las víctimas de Elche.

Funeral por las víctimas de Elche. EFE

El menor de 15 años que ha confesado el parricidio de sus padres y de su hermano de 10 años en una casa de campo de Elche (Alicante) contestó a varios mensajes desde el móvil de su madre haciéndose pasar por ella durante los cuatro días en que tuvo los cuerpos escondidos en la vivienda.

En su relato a la Policía, según ha adelantado La Sexta, detalla cómo asesinó a su madre, a su hermano y finalmente a su padre: «Me dijo que era un vago, que ya estaba bien y que me iba a quitar la consola. Subí a mi habitación, me puse a pensar y cogí la escopeta. Disparé dos veces a mi madre cuando estaba en la cocina. Un tiro por la espalda y luego la rematé. Mi hermano intentó escapar, pero salí detrás de él y lo cacé antes. Esperé a mi padre cuatro o cinco horas y le disparé al llegar».

Utilizó una escopeta de cartuchos del calibre 12 del padre, aficionado a la caza menor.

Fuentes próximas a la investigación han informado a Efe este lunes de que el joven, que ya está ingresado en régimen cerrado en un centro de menores de Valencia, no ha mostrado en momento alguno signo de arrepentimiento y que ha mantenido una actitud de frialdad que ha sorprendido a las personas que le han escuchado.

Los problemas surgieron el pasado diciembre cuando llevó a casa malas notas del instituto donde cursa cuarto de la ESO, el Vicente Verdú de Elche.

Entonces, sus padres le advirtieron de que si continuaba con el mal rendimiento, le iban a castigar, pero el joven continuó con una actitud poco activa en los estudios y con quejas del centro escolar hasta que se ha producido el triple parricidio.

Contestó a mensajes de móvil

Las mismas fuentes han señalado que entre el día del homicidio con la escopeta de caza de sus padres y su hermano pequeño, el pasado martes, y el descubrimiento de los cadáveres y arresto, el viernes, contestó a varios mensajes recibidos al teléfono móvil de su madre haciéndose pasar por ésta.

Además, esos días también telefoneó al instituto haciéndose pasar por un familiar de él mismo y dando el falso argumento de que había contraído la covid-19 para justificar que se quedaba en casa, con el fin de que pasara desapercibida su ausencia del instituto.

Otras fuentes también han indicado que el castigo de los padres por los numerosos suspensos en el instituto consistió en quitarle la videoconsola, con la que solía pasar las horas asiduamente a los mandos de un juego muy popular entre adolescentes basado en causar bajas mortales con armas de fuego.

Los hechos tuvieron lugar el pasado martes en su casa de la pedanía ilicitana de Algoda, donde el joven utilizó la escopeta de caza del padre para disparar mortalmente a su madre por la espalda y a continuación a su hermano cuando huía del lugar.

Después ocultó sus cuerpos en un cobertizo de esta casa de campo donde viven antes de esperar varias horas a que volviera su padre de trabajar para también tirotearle y acabar con su vida.

El arresto se produjo el viernes por la noche, después de que una vecina diera aviso a los servicios de emergencia y se presentara en el domicilio la hermana de la madre, en un caso que ha causado una honda conmoción en Elche, donde el ayuntamiento ha declarado tres días de luto.

Desde un primer momento trascendió que el joven confesó los hechos y que mantenía una sorprendente actitud fría en torno a lo sucedido y sin arrepentimiento alguno.

Te puede interesar

Comentar ()