La Guardia Civil incautó el 30 de marzo unos 2.500 kilos de hachís repartidos en 77 fardos en una playa denominada Torrent de Pi, cerca de L’Ametlla de Mar (Tarragona), según informa el instituto armado en un comunicado este martes.

Los individuos que presuntamente llevaban la droga fueron detenidos cuando la narcolancha en la que trasladaban las sustancias llegó a la playa y los agentes del dispositivo intervinieron el alijo además de 51 bidones de gasolina que contenían más de mil litros de combustible y una furgoneta con la que los detenidos presuntamente querían abandonar la zona.

Las diligencias y los detenidos han sido puestos a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia de Tortosa (Tarragona).