Sucesos

La secuestradora del recién nacido en Bilbao decía estar embarazada y ya había comprado ropa y una silla de bebé

ehículo de la Ertzaintza a las puertas del Hospital de Basurto, en Bilbao, donde anoche un bebé recién nacido fue secuestrado por una mujer

Vehículo de la Ertzaintza a las puertas del Hospital de Basurto, en Bilbao, donde anoche un bebé recién nacido fue secuestrado por una mujer. EFE

La presunta autora del secuestro de un recién nacido en Bilbao este miércoles por la noche, había asegurado a sus vecinos del barrio de Santutxu que estaba embarazada y, junto a sus padres, había comprado ropa y una silla de bebé.

Así lo han relatado a EFETV vecinos de la plaza de El Carmen de ese barrio de la capital vizcaína, donde a las 8:30 horas de esta mañana ha sido encontrado el recién nacido en un felpudo.

La mujer que se llevó anoche al bebé de la habitación del hospital de Basurto asegurando a los padres que iban a hacer una prueba médica al pequeño, es una joven de 24 años. La Ertzaintza ha logrado finalmente su detención en la calle Azoka de Zorrotza (Bilbao), en la que la sospechosa se encontraba en compañía de una amiga y en un estado de «agitación».

La presunta autora del rapto del bebé ya ha sido trasladada al centro de detención de la Ertzaintza de Bilbao, en la que se le tomará declaración con carácter previo a su puesta a disposición judicial.

Un secuestro en 14 horas

Los hechos ocurridos en apenas poco más de catorce horas, comenzaron sobre las nueve de la noche del miércoles cuando la arrestada entró en el centro vestida de sanitaria, se movió por Maternidad y abrió varias puertas de habitaciones «aparentemente con intención de secuestrar a algún recién nacido», según ha informado el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka.

Finalmente se llevó a uno de los bebés tras indicar como justificación que le tenía que practicar la prueba del talón y se dio a la fuga con el niño.

Tras ser alertadas, la Ertzaintza y la Policía Municipal iniciaron el dispositivo de búsqueda para el que solicitaron la colaboración ciudadana y a las 8:30 horas de este jueves, los agentes recibieron el aviso de que la mujer había dejado al bebé en perfecto estado en el felpudo de una vivienda ubicada en el octavo piso de la plaza del Carmen, en Santutxu.

Vecinos de Santutxu han explicado que la presunta secuestradora reside también en ese barrio y que había asegurado a sus conocidos que estaba embarazada y que había comprado ropa y una silla de bebé.

Los sanitarios que han recogido al bebé han indicado que se encontraba en buen estado de salud y lo han trasladado en ambulancia al centro sanitario.

Lo intentó varias veces

«La mujer se ha movido por el hospital y que ha abierto algunas puertas de algunas habitaciones, no hay constancia de que fuera deliberada y exclusivamente en busca de ese niño, que probablemente hizo otros intentos de localizar, identificar o contactar con otros bebés», ha explicado a los medios de comunicación en Vitoria el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka.

Ha añadido que parece ser que su objetivo se vio frustrado en las primeras ocasiones, probablemente por la resistencia de las madres, pero finalmente lo consiguió «por las razones que fuera».

Encontrado en el felpudo

En declaraciones a los medios, Zuhaitz Barriuso, residente en ese piso, ha explicado que «inmediatamente» se han percatado de que podía ser el niño secuestrado; su madre, Alicia, ha sido quien hacia las 8:00 horas ha abierto la puerta de su piso, tras escuchar el timbre y no ver a nadie por la mirilla, y ha encontrado al bebé «tirado en el felpudo».

«Lo he cogido en brazos, me he emocionado por verle y enseguida he caído que era el crío que acababa de ver la noticia de que ayer había desaparecido en Basurto. Cuando le he visto he dicho tiene que ser el del secuestro», ha narrado.

La mujer ha explicado que su hijo, que se encontraba también en la vivienda, ha bajado por las escaleras para ver si veía a alguien, «pero no había nadie».

Seguidamente, han llamado a la Ertzaintza, que no han tardado en acudir al domicilio junto con los sanitarios, que han trasladado al niño al hospital. El bebé, ha dicho, estaba «en buenas condiciones, se ve que le habían dado el biberón, porque estaba muy tranquilo».

La mujer que ha encontrado al bebé, que ha dicho que no conocer a la secuestradora, se ha mostrado contenta porque el rapto ha tenido «un final feliz para los padres y para todos». «No quiero ni imaginarme el trago que han tenido que haber pasado los padres», ha afirmado.

Te puede interesar

Comentar ()