La Policía Nacional ha encontrado este lunes muerta a una joven escort (acompañante de pago) de 20 años con un golpe en la cabeza oculta en el domicilio en el que el pasado día 22 se descubrió el suicidio de un hombre ahorcado, uno de sus clientes, en el distrito madrileño de Arganzuela.

En un primer momento, los agentes que encontraron el cuerpo del hombre no localizaron el de la joven, ni lo relacionaron con su desaparición, pero tras nuevas investigaciones han vuelto al domicilio del cliente y han hallado el cuerpo sin vida de la mujer -española de origen cubano- en una habitación cerrada con candado en la vivienda.

Fue el novio de la fallecida quien denunció su desaparición el pasado miércoles después de que se fuera a un encuentro con un cliente y transcurriesen 12 horas sin tener noticias de ella. El día anterior, martes, la Policía encontró a un hombre ahorcado en su domicilio, aunque allí «no existían sospechas» de que se hubiera producido un crimen, según han informado a Efe fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Sin embargo, los investigadores de la desaparición de la escort realizaron varias pesquisas que, días después, vincularon al varón ahorcado en Fray Luis de León con la ausencia de noticias sobre la joven.

Habitación cerrada con candado

Al no haberse llevado a cabo una inspección en profundidad del citado domicilio, la Policía ha vuelto a ese lugar la mañana de este lunes, cuando han hallado el cadáver de la desaparecida, en una habitación cerrada con candado y tumbado encima de la cama.

Presentaba signos de violencia, el más grave un fuerte golpe en la cabeza que le habría causado la muerte.

La principal hipótesis que maneja la Policía es que su cliente la asesinó y, posteriormente, se suicidó.

En la vivienda se han personado agentes del grupo VI de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial, quienes investigan este supuesto crimen, así como efectivos de la Policía Científica, que han realizado la inspección ocular y han recabado numerosas pruebas.