Incendios arranca con la muerte de Nawal y la lectura de su testamento. Nawal es una mujer cualquiera, de cualquier país en guerra, una mujer que ha sido violada y humillada, una mujer cuya vida se rompió en el mismo instante de su nacimiento porque la diosa fortuna la dejó crecer entre la barbarie, la injusticia y el mal. Incendios es una de las historias más duras que pululan por la cartelera madrileña.

Sube el telón y el espectador se enfrenta a uno de los grandes textos del teatro, una obra firmada por el canadiense de origen libanés Wadji Mouawad, un drama desgarrado que protagoniza Nuria Espert bajo la dirección de Mario Gas en el Teatro de la Abadía.

Aunque ya se ha representado en otras dos ocasiones en los escenarios madrileños, una de ellas dirigida por su propio autor, y ha sido llevada al cine por Denis Villeneuve, es la primera ocasión en la que la obra de Mouawad puede verse en español en un montaje que, además de Nuria Espert, premio Princesa de Asturias de las Artes 2016, cuenta con un reparto integrado por Ramón Barea, Lucía Barrando, Álex García, Alberto Iglesias, Laia Marull, Carlota Olcina y Edu Soto.

Incendios narra tres historias: la de Nawal desde que se enamora del joven Wahab y se queda embarazada, hasta su muerte; la de su primer hijo, del que la separan nada más nacer y a quien busca, incansable, durante toda la vida; y una nueva búsqueda emprendida por sus hijos gemelos para llegar a la verdad de su pasado.

Una obra sobre la maldad, la ignorancia y el amor y que comienza desvelando grandes secretos.

«Estoy feliz de estar en este texto y de trabajar en esta producción», matiza Nuria Espert. «Es uno de los grandes textos de la historia del teatro, en el que la poesía reclama su espacio». Para Espert la dificultad de la interpretación radica en estar a la altura del texto. «No es que sea difícil de comprender, es un texto dinámico, clarísimo. Las escenas se suceden sin interrupción, un cambio de luz puede significar que han pasado 20 años. Es excitante, es atrevido, es poético. El autor es un gran pensador que ha tenido la sabiduría de convertir sus pensamientos en teatro para hacernos disfrutar, sentir, pensar, reír, asombrarnos y también para reconocernos». Incendios transita entre la maldad, la ignorancia y el amor. Arranca con la revelación de un gran secreto que retuerce los entresijos del espectador. «Hay verdades que sólo pueden revelarse si son descubiertas», explica Nuria Espert.

nuria-espert

‘Incendios’ es una de las historias más duras que pululan por la cartelera madrileña.

La veterana actriz se siente muy arropada por un reparto «acertado y brillante que facilita la dificultad de este espectáculo». Por su parte, Mario Gas se muestra «entusiasmado» por tener el honor de dirigir una historia como ésta y por poder trabajar con un reparto de nivel. «Forman una extraordinaria amalgama que trabaja como si fuera una compañía estable, en la que destaca el amor al buen teatro», desvela el director.

La relación entre Mario Gas y Nuria Espert va más allá de lo profesional. Su amistad se cuenta por décadas. El director no se cansa de resaltar «el amor a la profesión y la lucidez de la actriz» galardonada con el premio Princesa de Asturias de Las Artes, una distinción que, según sus propias palabras, «le ha tocado al teatro». El galardón abarca mucho más que el universo del teatro, que los miembros del jurado hayan pensado en ella le parece algo muy importante para la profesión. «Una lotería absolutamente imposible». De ahí que lo comparta con todos los compañeros. «Cabe todo en ese árbol frondoso con tantísimas ramas que son la Cultura y las Artes y podía no haberle tocado al teatro», confiesa Nuria Espert. «No sólo le ha tocado al teatro español, le ha tocado a todo el teatro».

  • Incendios se representa en el Teatro de la Abadía hasta el 30 de octubre.
  • Nos ha gustado porque es un espectáculo desgarrador, duro y oportuno que cuenta con grandes interpretaciones. Se trata de una obra esencial para los amantes del teatro.