En 1931, un grupo de ecologistas reunidos en Florecia (Italia) decidieron que el 4 de octubre fuera declarado como el Día Mundial de los Animales, una jornada que nació para llamar la atención sobre las especies en peligro de extinción pero que ha servido para recordar a la humanidad que hay otros seres que comparten el planeta con ella. La conmemoración elegida además, coincide con la muerte de San Francisco de Asís. Este pionero ecologista vio claro que nuestro bienestar depende del de todo el medio ambiente.

La efeméride cuenta con una organización oficial: World Animal Day que cada año se encarga de recordar que el Día Mundial de los Animales no sólo celebra la vida animal en todas sus formas, sino que también la relación positiva de los humanos que les quieren y les cuidan.  “Los animales enriquecen nuestras vidas, nos sirven de apoyo y nos ofrecen su ayuda”, aseguran desde la institución. Con actividades en diversos países la World Animal Day intenta conseguir una mayor sensibilización y educación para que los animales sean reconocidos, por fin, como seres conscientes.

Tal y como están las cosas, mucho camino habrá que recorrer hasta llegar a este fin pero, por ahora, nos centramos en los animales que tenemos cerca: las mascotas. Alegran las grandes ciudades, ayudan a que los ancianos no se sientan solos y favorecen a que los más pequeños crezcan sin egoísmo. Para sumarnos a esta jornada internacional, aquí va una selección de firmas, diseñadores, emprendedores y filántropos que ponen su granito de arena para que nuestros gatos y perros disfruten de una vida mejor y más estilosa.

Uno de los canes en adopción con una camiseta a subasta.

Las muy perras

Hay muchas formas de ayudar a los animales abandonados o en peligro. Se puede trabajar desinteresadamente en un albergue, donar periódicamente dinero a las múltiples asociaciones que luchan por su bienestar o, también, seguir el ejemplo de Las muy perras, un equipo formado por las amigas y artistas Rebeca Khamlichi y Mari Quiñonero que, un buen día, decidieron poner su granito de arena en esta empresa para convencer a miles de valientes, locos por los animales, para que luchen por hacer el mundo un poco mejor. “Somos personas normales, con nuestras responsabilidades, pero no podemos mirar para otro lado en cuanto al maltrato animal se refiere”, dicen en su página web. “Por eso, siempre que podemos, movemos cielo y tierra para rescatar a los galgos que más lo necesitan”.
Las muy perras es una web donde diversos artistas, diseñadores, escritores, fotógrafos, cantantes, firmas d moda… donan objetos (muy interesantes, por cierto) de forma altruista para que los interesados donen por la cantidad por la que se ha tasado el objeto. Por ejemplo, hay una foto original de Chema Conesa, una pieza de cerámica de Tánata, ilustraciones de Belén Segarra, láminas de Sr. Lobo, collar y correa para perro de MrJDog, gafas de sol de Lord Wilmore… Todos los beneficios conseguidos van dirigidos a las asociaciones Apap Alcalá y Baas Galgo. Si no le interesa nada de lo ofrecido pero quiere colaborar, puede hacer donaciones voluntarias.
Kenia, una galga rescatada por 112CarlotaGalgos a la que tuvieron que amputar una pata, posa con su nuevo dueño.

Kenia, una galga rescatada por 112CarlotaGalgos a la que tuvieron que amputar una pata, posa con su nuevo dueño.

112CarlotaGalgos

De todos las razas de perros, quizá sean los galgos los que peor existencia tengan. Asociado durante muchos años a la actividad cinegética, estos animales han convivido con muchos prejuicios. Según datos de la Asociación Defensa Derecho Animal (ADDA), cada año se usan 500.000 galgos en España para cazar, de los que 50.000 son sacrificados. Por desgracia, es muy habitual ver la imagen de un galgo ahorcado en los pinares al finalizar la temporada de caza, a pesar de que el maltrato esté castigado con multas cada vez más altas. La asociación 112CarlotaGalgos se dedica a recoger galgos abandonados. Da igual donde aparezcan, ellos se trasladan a cualquier punto para recoger al animal abandonado, muchas veces incluso maltratados, para rehabilitarlo y buscarles un nuevo dueño. «Les llegan a hacer verdaderas sangrías para quitarles el chip y que no se descubra de donde vienen».

La asociación cuenta con una finca donde los perros rescatados se recuperan. Allí viven en un terreno adaptado especialmente para ellos donde se aseguran que reciben la mejor atención y con un servicio de veterinario 24 horas, siete días a la semana. Charlotte, responsable de la asociación, se encarga personalmente de alimentar y sanar sus almas rotas. Cuando los animales ya están listos, les buscan un nuevo dueño (en cualquier lugar del mundo) no sin antes asegurarse de que esta vez estarán en manos de alguien que los respetará y cuidará para siempre. «Una vez llevamos una galga a Canadá, la perra era asustadiza y tímida, tanto que se escapó y se escondió en el bosque. Sus nuevos dueños estaban desesperados. Yo sabía que sólo iba a reaccionar a mi voz, así que no lo dudé, cogí un avión volé hasta Canadá y cuando llegué al bosque le llamé por su nombre, Kiara, y apareció», explica Charlotte.

dsc_8371

Gato con aire retro inmortalizado por Foto Vintage Studios.

Photo Vintage Studios

Cristina Suárez Pola se ha quedado en el siglo XX. Y a mucha honra, porque ella ha sabido mantener el encanto de décadas pasadas sin que pierdan un ápice su interés y su belleza. Cris es el alma mater de Photo Vintage Studios, una empresa dedicada a fotografiar mascotas como si hubieran salido de las típicas postales antiguas. Para Cris dar con esta fórmula fue casi de manera natural y, como curiosidad, PhotoVintage Studios no empezó con animales, sino con personas. «Me he especializado en el Retrato Glamour y llevo mucho tiempo retratando a humanos de este modo. Utilizo vestuario vintage que llevo coleccionando desde siempre y, también, hago peinados y maquillaje acorde con el momento que el fotografiado y yo elegimos… Todo, como en la época dorada de Hollywood o en las pin ups de la II Guerra Mundial». Además, ha refinado mucho la técnica. «Utilizo la misma iluminación que se llevaba antaño, y me gusta combinar lo digital con lo analógico para destacar la pátina y el ruido», comenta la artista, aunque claro «te tiene que gustar lo antiguo y entrenar el ojo para mirar el pasado». A la hora de inmortalizar mascotas, no tiene preferencias por ninguna raza en particular «¡Todos son fotogénicos!».
sin-titulo-1

Dos de los modelos de Caninetto.

Caninetto

Los artículos de Caninetto poco tienen que ver con los que se encuentran en las tiendas de animales porque mezclan calidad, dedicación, artesanía, estilo y creatividad. Su artífice es Edgar Gil, un venezolano que cambió sus estudios de contabilidad por la ropa para mascotas gracias a Cuca, su chihuahua, y a sus familiares femeninas, que le enseñaron todos los secretos de la máquina de coser. Cuando se trasladó a Barcelona, nacieron las primeras camisetas para perros. Empezó moviéndose por ferias y mercadillos (el Mercat Obert del Raval, por ejemplo), donde vendía su pequeña producción. Con el paso del tiempo abrió espacio propio, en el Carrer del Lleó, 18. Y, desde entonces, la valoración es muy positiva. «Hemos ido ampliando nuestra gama de productos, abarcando las diferentes necesidades de mascotas y sus amos». Su especialidad son los animales de tamaño apartamento -como en la empresa llaman a los de tamaño pequeño-, aunque entre su clientela también hay Galgos o Terranovas. «Al fin y al cabo, nuestra producción y nuestra visión no se limita ni por el tamaño ni por la raza de los perros. Todos nuestros productos: camas, bolsos, bandoleras portamascotas, impermeables, camisetas, sudaderas, bandanas, pajaritas, correas… van enfocados a perros urbanos». Ellos consideran un perro urbano «aquel que conviven en el hogar junto a su familia y sus zonas de paseo diario son las calles y parques de pueblos y ciudades».

  • Caninetto. Carrer del Lleó, 18. Barcelona.

Los collares artesanales de Barcelona Dogs.

Barcelona Dogs

Klea Levin tiene una amplia trayectoria en el mundo de la moda. Comenzó estudiando diseño y arte en Estocolmo y, más tarde, trabajó como modelo. En uno de sus viajes llegó a Barcelona, ciudad de la que se enamoró y se instaló al poco tiempo. Allí desarrolló Barcelona Dogs, una empresa especializada en artículos exclusivos y originales para mascotas. En su firma se trabajan dos líneas principales: Klea Levin Design, con camas, amigos y mantas caninas; y Barcelona Dogs, centrada en collares y correas. Es quizás esta última la división más potente de Barcelona Dogs. En su catálogo hay múltiples propuestas: las indicadas para canes pequeños y delicados, las funcionales y resistentes perfectas para usar en el día a día, y las más exclusivas y lujosas, aquellas más recargadas que se utilizan sólo en ocasiones especiales. Para su fabricación, siempre de forma artesanal, utiliza materias primas de primera calidad en múltiples colores y texturas que enriquece con todo tipo de detalles (apliques de pelo largo, piedras semipreciosas, cristales, tachuelas, cadenas, medallas…) que dan a los collares un toque elegante y único. Para su realización, Klea cuenta con la inestimable ayuda de sus cinco perros (desde un Chihuahua hasta un Galgo Irlandés) y su gato. Animales la mayoría adoptados ya que Klea colabora activamente con diversas asociaciones y protectoras.

Leila, la diseñadora de Cyriano rodeada de sus canes.

Cyriano

Que el diseño y la moda no están reñidos con el mundo canino es algo que, cada vez, vamos viendo en el mercado. Colecciones especiales de importantes firmas, diseñadores de prestigio que lanzan productos pensados para mascotas y, por supuesto, diseñadores que quieren aportar a los canes (sobre todo a sus dueños) un toque de glamour y distinción. En esta última categoría se sitúa Leila Ciriano, directora creativa de Cyriano, una nueva firma de artículos de lujo para mascotas que ha abierto flagship store en Bori i Fontestà, 11 de Barcelona. Camas, collares, correas, comederos, ropa… el catálogo de Cyriano es muy amplio. Aunque, hay que puntualizar que la marca surgió a raíz de la ropa y de la necesidad. «Tengo una perrita Yorkshire que, durante el invierno, pasa mucho frío -comenta Leila-. Empecé a buscar abrigos para ella en infinidad de tiendas y todos los que encontraba abrigaban, sí, pero a nivel estético a mí no me gustaban. Así que empecé a buscar telas y a diseñar abrigos para ella pero que, a su vez, también me gustaran a mí». Porque Leila es una seguidora de las últimas tendencias. «Reconozco que soy una gran enamorada de la moda y siempre estoy buscando inspiración en todo lo que me rodea, tanto para los colores como en los materiales» Después de la ropa llegaron los bolsos. Modelos funcionales «diseñados como si de un bolso de calle se tratara», puntualiza. Además cuenta con una línea especial de viaje y línea de hogar.
  • Cyriano. Bori i Fontestà, 11 de Barcelona.