El cantautor y poeta canadiense Leonard Cohen ha fallecido este jueves a los 82 años de edad, según un breve comunicado publicado en su página en la red social Facebook. «Con profundo pesar informamos que el legendario poeta, compositor y artista Leonard Cohen ha fallecido», apunta. «Hemos perdido a uno de los más respetados y prolíficos visionarios de la música», agrega.

Asimismo, el comunicado señala que se celebrará un homenaje en Los Angeles en una fecha aún por determinar, añadiendo que la familia pide privacidad durante el periodo de duelo.

Cohen, nacido en 1934 en la localidad canadiense de Westmount, es considerada una de las figuras más importantes de la música en el siglo XX, y en 2011 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Era miembro del Salón de la Fama del Rock&Roll de Estados Unidos y del Salón de la Fama Musical de Canadá, además de formar parte de la Orden de Canadá.

Leonard Cohen confesó en la presentación de su disco: «No temo a la muerte, estoy preparado para morir»

El artista inició su carrera musical en los años 60 y su prolífica carrera se ha extendido durante más de cinco décadas, con la publicación reciente de su último disco, You want it darker, que salió a la venta en octubre. Cohen llegó a ser una de las figuras más influyentes de su generación y la calidad de sus composiciones le sitúan también entre los más destacados cantautores, junto a Bob Dylan, Paul Simon o Joni Mitchell, tal y como destaca la revista Rolling Stone. Sus canciones, marcadas por su voz grave, se centraban en asuntos como el amor, la espiritualidad, la guerra, el sexo o la depresión.

En una entrevista concedida recientemente, en el marco del lanzamiento de su nuevo disco, Cohen afirmó que «no temía a la muerte», agregando que estaba «preparado para morir». El cantautor había estado desde 2013 lejos de los focos, y en los últimos meses había permanecido casi enclaustrado en su vivienda por problemas de espalda. De hecho, You want it darker, producido por su hijo Adam, fue grabado con un ordenador en la cocina de la casa.

Ha muerto tres meses después de su gran amor y mayor inspiración, Marianne Ihlen

El fallecimiento de Cohen tiene lugar apenas tres meses después del de su gran amor y mayor inspiración, Marianne Ihlen, a causa de una leucemia. A ella fue a quien escribió canciones como Bird on a wire, Hey, that’s no way to say goodbye o la célebre So long, Marianne. Cohen afirmó recientemente tiene todavía una serie de poemas y canciones sin publicar o grabar, apuntando que quizá haría un libro que, «al igual que en el Talmud hebreo, esté lleno de pasajes para la interpretación de quien lo lea».

«El gran cambio es la proximidad a la muerte», indicó. «Soy un tipo de persona ordenada. Me gusta tener las cosas bien atadas. Aunque si no puedo, tampoco pasa nada. Pero mi impulso natural es el de terminar las cosas que he empezado», concluyó.