Es el año del arte Argentino y Madrid se ha llenado de creaciones de artistas de este país invitado, oficialmente, a la feria de arte contemporáneo ARCO. Pero la Comunidad de Madrid ha organizado la muestra Próxima Parada. Artistas peruanos en la Colección Hochschild, una muestra con lo mejor del arte peruano de las últimas décadas en la Sala Alcalá 31 de Madrid.

Este invitado inesperado viene de la mano de la Colección Hochschild, una de las mayores fortunas del país andino y de cuyo patrimonio artístico sale esta muestra. Octavio Zaya ha sido el encargado de ha comisariar la muestra y de hacer este viaje por el arte contemporáneo peruano y explorar en la mayor colección privada de arte contemporáneo peruano del mundo, propiedad del matrimonio Eduardo y Mariana Hochschild,

Lo más representativo del arte peruano

“La muestra reúne desde pintura, escultura, dibujos y fotografías hasta videoproyecciones, instalaciones, obra gráfica y proyectos híbridos y multidisciplinarios”, señala Zaya, quien no ha querido seguir una secuencia cronológica de las obras ni “estructuras organizativas lineales”. El resultado podrá verse hasta el próximo 16 de abril.

Para Zaya la Colección Hochschild, que es mucho más amplia de lo que se puede ver en Madrid,  “es tan desafiante y contundente como los artistas que incluye, entre los que también deben destacarse José Sabogal, Emilio Rodríguez Larraín, Teresa Burga y José Carlos Martinat”, entre otros. La colección cuenta con más  de 1.500 piezas que han sido adquiridos desde 2009. Un tiempo récord en el que Eduardo y Mariana Hochschild han roto con las convenciones del coleccionismo privado peruano en arte moderno y contemporáneo, en el sentido de haber construido la colección como una apuesta permanente por las prácticas estéticas actuales.

Como explica el crítico peruano de arte Jorge Villacorta Chávez, en el catálogo de la muestra, los Hochschild han contribuido a «elevar nítidamente el doble umbral de la posibilidad y la visibilidad del trabajo del artista. Las adquisiciones para la Colección Hochschild han sido un agente significativo que ha abierto y liberado un espacio mental en la manera de pensar la propia obra si uno es artista».