Diez localizaciones del norte de la región de Queensland, en Australia, perderán la palabra ‘negro’ de sus nombres a partir de septiembre. Seguirán el camino de Niggers Bounce, un enclave que ya fue borrado de los registros del Departamento de Minas y Recursos Naturales en el mes de mayo, tras las quejas recibidas por parte de la comunidad local.

A raíz de esa polémica, el gobierno australiano repasó sus bases de datos y ha encontrado otros nueve lugares que contienen la palabra nigger (traducida como negro, generalmente en tono peyorativo) y que también verán sus nombres cambiados o eliminados de los registros. Se trata de Mount Nigger, Nigger Head y siete lugares nombrados Nigger Creek.

«Celebramos que se eliminen esos nombres, la palabra nigger es un intolerable insulto racial, un potente símbolo del esclavismo, de la supremacía blanca y de la violencia»,  ha declarado el presidente de la Comisión Antidifamación, Dvir Abramovich. La decisión será oficial a finales de septiembre, cuando sea publicada en los boletines oficiales de la región.

«Esta decisión reconoce que una palabra así de insultante no puede ser blanqueada», continuó Abramovich, que aseguró que «mandar estos nombres a la basura, con suerte, enseñará a las generaciones presentes y futuras que no es aceptable, en ningún contexto, usar estas frases».

Queensland no es el único lugar que presenta este tipo de nombres. De hecho, en el resto de Australia, así como en Nueva Zelanda, son varias las localizaciones que presentan el nombre de Nigger Hill. En este sentido, también ha generado polémica el toponimo de Nigger Rapids, en Canadá.