Sanidad de Castilla y León ha estado investigando por qué hay un informe con membrete del Clínico de Valladolid que acredita que David Bustamante tenía el pasado sábado una afonía, que le llevó a suspender un concierto en el municipio vallisoletano de Laguna de Duero, cuando en realidad no pasó por ese hospital. Ese día, 2 de septiembre, estaba prevista la actuación de Bustamante en Laguna de Duero, en el alfoz de Valladolid, que fue suspendida por presentar el cantante una «faringoamigdalitis aguda acompañada de fiebre con afectación a las cuerdas vocales que le produce afonía».

Así lo hizo constar el Ayuntamiento de Laguna de Duero en el comunicado en el que anunció la cancelación del concierto, que se acompañó del correspondiente parte médico del servicio de urgencias del Clínico de Valladolid, que incluye el motivo de la consulta, el diagnóstico y el tratamiento. Todo ello en un parte con membrete oficial del Clínico y firma de un facultativo, que en el documento facilitado está oculto.

 

Ante la polémica, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León ha acabado resolviendo el asunto asegurando que: «La Gerencia del Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha tenido
conocimiento, por medio de un escrito presentado por el propio interesado, de que un facultativo del Centro, adscrito al Servicio de Urgencias, atendió a David Bustamante Hoyos el pasado sábado día 2 de septiembre. Dicha asistencia tuvo lugar fuera del horario laboral de este profesional. El médico ha manifestado que la atención al cantante tuvo lugar en su hotel, con carácter privado, ratificándose en el diagnóstico clínico expresado sobre el paciente».