Es un broche acorde al gigante del titanio que el próximo miércoles día 18 cumplirá oficialmente 20 años y cuyo vigésimo aniversario el Museo Guggenheim ha conmemorado a lo largo de los últimos doce meses. El espectáculo de luz, color y modernidad visual titulado ‘Reflections’ ha comenzado a dejar atónitos a bilbaínos y visitantes desde esta tarde. Lo seguirá haciendo hasta el día 14 a todos los que se acerquen hasta la capital vizcaína para observar cómo la estructura del museo diseñado por Frank Gehry se convierte en una inmensa pantalla sobre la que proyectar un mundo de haces de luz, formas geométricas y diseños en un espectáculo sensorial. Quienes no puedan hacerlo podrán ver el espectáculo a través de la conexión en directo que facilita el propio Museo Guggenheim.

Reflections se ha diseñado ex profeso para la ocasión y consiste en una proyección de un gigantesco mapping a gran escala aprovechando la estructura y curvas del edificio diseñadas para “capturar la luz” como las definió el propio Gehry.

 

‘Reflections’ lleva el sello artístico de los videocreadores 59 Productions, autores entre otros, del espectáculo de mapping que se pudo ver en la inauguración de los juegos olímpicos de Londres. Las orgánicas formas del titanio y el esbelto Atrio de vidrio del Museo sirven desde esta tarde de lienzo para un espectáculo audiovisual con música original del que se espera que puedan disfrutar a lo largo de estos cuatro días alrededor de 200.000 personas en directo a lo largo de los 28 pases que se sucederán, a razón de uno cada media hora.

El espectáculo de luz , sonido y color tiene una duración aproximada de 20 minutos y recorrerá dos décadas de historia y creatividad en Bilbao. Inspiradas en esta rica historia, así como en el visionario diseño de Gehry y su constante interés por la luz, la textura y el movimiento, las proyecciones transformarán la obra arquitectónica, dando vida a una celebración de luz y color. Algunos de los símbolos más conocidos del museo, como “Puppy” de Jeff Koons, la araña gigante de Louise Bourgeois o la torre de bolas esféricas de Anish Kapoor, están presentes en el espectáculo que se proyecta sobre las paredes de titanio de la pinacoteca. El espectáculo, incluye la historia del edificio, “representada por el ya tradicional bosquejo a mano alzada que realizó el propio Gehry, y verá el proceso de cálculo de las curvas imposibles y las variaciones de la piel de titanio”.