De cuántas relaciones no somos capaces de salir por miedo? ¿Cuántas veces somos incapaces de ver lo que pasa a nuestro alrededor? ¿Quién es ese ángel exterminador sino uno mismo?” A Blanca Portillo le van los retos. La actriz, directora y productora estrena el próximo 18 de enero en el Teatro Español una adaptación de la película El ángel exterminador (1962) de Luis Buñuel, en la que pulula por la idea del encierro como falsa salvación.

“He trabajado sobre la idea del encierro, un encierro visto como la incapacidad de ver lo que pasa a tu alrededor. Ya sea individual, familiar, de un país, de un continente o del mundo. Antes la gente tenía que salir de Europa, ahora Europa se cierra y no permite a nadie entrar. Nos creemos más protegidos por encerrarnos, pero estamos más en peligro que nunca”, confiesa la actriz, Premio Nacional de Teatro 2012.

Las convenciones sociales con las que hemos crecido son tan ingrávidas, tan leves, que en cuanto las agitas se desmoronan”

Mucho se ha escrito de la película de Buñuel, “hay tantas opiniones diferentes como personas que han leído su obra”, recalca Portillo. El ángel exterminador es un drama surrealista, que el propio autor resumió en sus memorias como “la historia de un grupo de personas que, una noche, al término de una función teatral, va a cenar a casa de una de ellas. Después de la cena, pasan al salón y, por una razón inexplicable, no pueden salir de él”.

Lo que a priori se presenta como un planteamiento simple, con el paso del tiempo hunde sus raíces en la fragilidad de las convenciones sociales con las que hemos crecido a favor de la convivencia. Son tan ingrávidas, tan leves, que en cuanto las agitas se desmoronan.

Los protagonistas de ‘El ángel exterminador’. Sergio Parra

Si Buñuel en su película colocó la diana en la burguesía de la época, “en esa clase social privilegiada que no sabe vivir sin sus privilegios y que no aprende nada cuando le pasan las cosas”, Blanca Portillo traslada esta obra al teatro con toda su artillería escénica. “Pensé que sólo podría embarcarme en un proyecto así si iba de la mano de Fernando Sansegundo. Le pregunté si era una locura y me contestó: ‘Es difícil, pero posible’. Y aquí estamos. Cuento con 20 miuras y un equipo artístico del que me siento muy orgullosa. Estamos llegando al final de una andadura que ha durado casi un año”.

El tándem Sansegundo-Portillo confiesa que se ha enfrentado a la obra con mucho respeto hacia Buñuel, pero con la irreverencia necesaria. “Vamos a jugar, porque es lo que a él le gustaría hacer. Él siempre apelaba a la imaginación y la locura personal”.

El ángel exterminador se presenta como una visión teatral de un clásico hecho con los ojos de hoy

Así, El ángel exterminador se presenta como una visión teatral de un clásico hecho con los ojos de hoy, pero que, al igual que la película, removerá las conciencias del público y lo llevará a disfrutar de un buen banquete teatral.

La obra adopta un punto de vista contemporáneo y está protagonizada por un sector social que Portillo ha bautizado como establishment. “Hoy, la gente que maneja el poder no tiene por qué venir de familias de rancio abolengo. Pueden ser periodistas, empresarios, toreros. Gente que decide, que corta el bacalao y que se cree ajena a los males que afectan a los demás”, confiesa la protagonista de El cartógrafo de Juan Mayorga.

Lectura del guión de ‘El ángel exterminador’. Sergio Parra

“Voy a contar lo menos posible”, confesaba la actriz a su equipo antes de arrancar la presentación.  “Es algo que he aprendido de Buñuel”. Portillo ha presentado El ángel exterminador rodeada por los 20 actores que protagonizan el montaje, flanqueada por Sansegundo y por Carme Portaceli, directora artística del Español, que ha aprovechado para desvelar las cifras de público del teatro en 2017. “Se han vendido 80.375 entradas, un 72 % más que en 2016, y hemos tenido una recaudación de más de 1,32 millones de euros”.

Portaceli está convencida de que el eslogan Vive el teatro ha hecho efecto, ha conseguido que el público sienta el Español como su teatro y está convencida que apuestas como El ángel exterminador mantendrán el mismo ritmo en 2018. “Buñuel es uno de nuestros grandes creadores, un visionario que hizo gala de una enorme agudeza, un humor fantástico y una crítica corrosiva hacia la sociedad española. Buñuel ya es un clásico español”.

Polémica en el Matadero

Preguntada por la transformación del Matadero de Madrid como Centro Internacional de Artes Vivas (cuando era la segunda sede del Teatro Español), Portillo ha recordado que nunca se ha cuestionado la creación de ese centro, sino el lugar. “Estoy hasta la punta del pelo de este tema. Yo di una opinión en un tuit y la mantengo. Un centro de artes vivas es necesario para una ciudad con una cultura potente; sólo he preguntado si ése era el lugar idóneo y si era necesario que desapareciera una parte para crear otra”.

Portillo forma parte del colectivo de 800 profesionales que firmaron un manifiesto dirigido a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en el que se pedía recuperar la exhibición de espectáculos teatrales en las salas del Matadero. “Quitemos etiquetas, yo creo en las sumas no en las sustituciones. Trabajemos para que las cosas sumen”, concluye tajante.