La tercera temporada de la serie ochentera de Netflix no ha empezado a grabarse pero ya despierta expectación. Aunque sus seguidores se lo pueden tomar con calma porque igual que Juego de Tronos la serie no se estrenará hasta 2019. Con todo cualquier detalle de la próxima entrega despierta interés. Shawn Levy, productor de la serie, ha declarado en la revista Glamour que los chavales, a quienes veremos algo más mayores en dos años, volverán a enfrentarse a nuevas formas del mal. «Estamos preparando fuerzas malignas muy nuevas», asegura el productor, así que se quedan atrás el Demogorgon y el Desuellamentes que ya forman parte del acervo de los seriéfilos. Otro detalle que ha desvelado es que el personaje de Will no soportará el peso de los encuentros con los malignos. Los hermanos Duffer, creadores de la serie, necesitan su tiempo para preparar la trama y los guiones de la serie, algo que ya paso con la segunda temporada que tardó 15 meses en presentarse desde el final de la primera y exitosa entrega.