Toro roll, uramaki de ventresca de atún de Okasan, el japonés de Julián Mármol.

Toro roll, uramaki de ventresca de atún de Okasan, el japonés de Julián Mármol. ECI

Tendencias

Okasan, la democratización del buen sushi

A Julián Mármol le apasionaban los fogones, pero tenía un cómodo empleo en el sector automovilístico y ninguna formación en cocina. No obstante, nada le frenó para dejarlo todo y aventurarse a abrir un pequeño local donde poner en marcha un pequeño local donde ofrecer sushi de alta calidad para llevar.

Mármol aprovechó el sótano del pequeño local en la madrileña calle Alcalá para crear el primer búnker, un restaurante secreto sólo para socios que se convirtió en el primer club gastronómico japonés de toda Europa, según el propio Mármol. “Miro cada nueva solicitud de socio porque ha de ser gente que entienda lo que yo quiero contar, los productos que utilizo”, explica Mármol, que cinco años después de la apertura de aquel club (que dos años después tuvo que mudarse a otro local más amplio en el barrio de Las Letras), abre un nuevo espacio para “democratizar el buen sushi”.

Julián Mármol, chef de Okasan, Sushi&Robata Grill.

Julián Mármol, chef de Okasan, Sushi&Robata Grill. ECI

 

El nuevo espacio Okasan Sushi & Robata Grill acaba de abrir en el Espacio Gourmet Experience de Gran Vía, en la planta nueve de El Corte Inglés de Callao (Madrid). Aunque no es el primero, pues Mármol ya abrió en 2015 el primero de sus restaurantes que, con el mismo ADN de Yugo – ofrecer sabores intensos y materias primas de alta calidad -, se abren al público en general y a los amantes del sushi en particular.

En Okasan sólo entran pescados frescos y salsas de soja sin glutamato (el polémico potenciador del sabor común en productos ultraprocesados). Sus nigiris, temakis o uramakis se aprecian al instante y casi mejor sin salsa de soja para apreciar toda la intensidad de su sabor.

Otro de los fuertes de este restaurante, que apela a la cocina japonesa tradicional, es el ramen, una sopa fusión de las cocinas japonesa y china que se puede degustar en su versión de pollo, ternera o vegetal.

 

Ramen de ternera de Okasan, Sushi & Robata Grill.

Ramen de ternera de Okasan, Sushi & Robata Grill. ECI

 

Las gyozas de rabo de toro o el tartar de atún y salmón son dos opciones perfectas antes de pasar al robata, la típica parrilla japonesa en la que Mármol prepara desde albóndigas de wagyu a costillas de cordero o pluma ibérica, que resultan deliciosas para cerrar una comida que se puede tomar en cualquier espacio del gourmet experience, donde también se pueden comprar botellas en la tienda y pedir que te las abra el restaurante a un coste de descorche de tres euros.

 

Pluma ibérica en la parrilla de Okasan, Sushi & Robata Grill.

Pluma ibérica en la parrilla de Okasan, Sushi & Robata Grill. ECI

 

El ticket medio en este nuevo Okasan es de alrededor de 28 euros, algo menor – por el tipo de clientes y el ambiente – que en el de Castellana. El chef y El Corte Inglés no descartan seguir ampliando ubicaciones en otros centros comerciales, planes que Mármol compagina con el de instalarse en cuatro ubicaciones en aeropuertos españoles, las terminales 1 y 4 de Barajas, más Barcelona y Málaga.

Okasan se une en el Gourmet Experience de Gran Vía a otras propuestas como Celicioso, Hamburguesa Nostra, La Virgen, Imanol, Pizza Al Cuadrado, El Vagón de la Máquina, Amorino, Coctelería Juanillo y el Wine Bar del Gourmet.

logo
Okasan, la democratización del buen sushi