La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la de Barcelona, Ada Colau, han presentado este martes en la Casa de la Panadería en la Plaza Mayor de Madrid la muestra ‘No pasarán’, una exposición sobre la Guerra Civil que pone el foco la Batalla de Madrid, en los 16 días de 1936 en los que los republicanos resistieron y no dejarán entrar a las tropas franquistas en la ciudad. Un acto en el que la alcaldesa de la Ciudad Condal ha roto en lágrimas para declarar: «En Cataluña esta batalla se sintió como propia. Tenían claro que en la defensa de Madrid estaba su propia defensa. Barcelona se volcó en actos de solidaridad. Y ayer como hoy Cataluña y Barcelona aman a Madrid», ha concluido entre lágrimas.

Colau ha querido resaltar las complicidades de ambas ciudades en relación a la memoria histórica. «Esto es una cuestión de justicia y memoria. Justicia con aquellos que lucharon por la democracia y contra el fascismo», ha declarado. «La batalla de Madrid es un ejemplo en toda Europa», ha asegurado. También ha asegurado que «aunque llega tarde, después de 80 años, por fin se pone de manifiesto está valentía».

«Nos ha costado 40 años de democracia hablar justamente de estos hechos. Todavía tenemos a miles de personas en fosas y eso es indigno», ha añadido Colau antes de resaltar la importancia de saber que con fascismo no hay democracia. «Es imposible ser fascista y demócrata».

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha defendido la vigencia de la muestra: «Lo que es interesante de esta exposición es ver las caras de los madrileños a los que les tocó vivir aquella epoca», ha añadido Carmena. «Madrid estaba manteniendo una batalla por la legalidad. A veces se nos olvida quienes fueron los rebeldes, fueron otros quienes rompieron con la ley», ha concluido.

«Resistencia frente a la injusticia»

«Se trata de un paso más dentro de la política de Memoria histórica del Ayuntamiento. Queremos destacar valores fundamentales que conforman lo que es la ciudad de Madrid. El valor de la resistencia frente a la injusticia y el valor de una sociedad de reafirmar su derecho a vivir en libertad», han asegurado los comisarios de la muestra.

«A través de fotografías y documentos se relatan los 16 días que duró la primera parte de la Batalla de Madrid durante la Guerra Civil en noviembre de 1936, y que significaron a la ciudad de Madrid como un referente internacional de la solidaridad y la lucha contra el fascismo», han añadido.

Además, han asegurado, que esta exposición es un reconocimiento a Madrid, «a esa gente que marcó un camino a seguir a la hora de la lucha, de la solidaridad, de la búsqueda de la libertad». «Esa gente lo perdió todo menos la dignidad», han sentenciado.