«La Zarzuela ni se compra ni se vende, Real Decreto anulación». Los trabajadores de la Zarzuela han recibido a Màxim Huerta, nuevo ministro de Cultura, con cánticos en protesta por la aprobación del Real Decreto que ha permitido iniciar la fusión entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela, que pasará a denominarse Fundación Nacional del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela.

Acaba de prometer el cargo y Màxim Huerta ya se ha topado con el primer conflicto heredado. Los trabajadores del Teatro de la Zarzuela le estaban esperando en la puerta del Ministerio de Cultura. No eran muchos, los justos para formar un coro con el que protestar por su nueva situación.

Según recoge el Real Decreto, esta fusión surge con la intención de “sumar las fortalezas de dos instituciones tan reconocidas como el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela, constituye una oportunidad de impulso integral de las artes líricas, coreográficas y musicales”. Pero desde la plataforma Salvemos a la Zarzuela sostienen que ha sido «una artimaña para privatizar un teatro público y que esta nueva situación es fruto de la idea de lo público de los antiguos gestores que consiste en privatizar a través de fundaciones, aunque ellos lo nieguen. La Fundación del Teatro Real puede recibir dinero del ministerio, pero lo llevarán gestores privados«.

De momento, y según publican desde la Plataforma Salvemos La Zarzuela, el nuevo ministro se ha topado con Daniel Bianco, director de la Zarzuela, en la segunda planta del Ministerio de Cultura.

Màxim Huerta hereda varios retos en esta materia, entre los que destacan la bajada del IVA al cine, la aprobación de un estatuto del artista, así como la propuesta de creación de una lotería para financiar cine, tal y como recogía el programa electoral del PSOE  de las pasadas elecciones.

Al hacerse pública la fusión muchos profesionales de la lírica, cantantes, dramaturgos, directores de escena y músicos, entre otros, firmaron un manifiesto en el que alertaban del “peligro” que corre este género si se formaliza la fusión del Teatro de la Zarzuela y el Teatro Real.

Màxim Huerta, ministro de Cultura, se abraza a su madre.

Màxim Huerta, ministro de Cultura, se abraza a su madre. EFE

 

«Las culturas de España»

Durante el acto de traspaso de la cartera de Cultura, el escritor y ahora ministro de Cultura ha destacad o que va a estar al servicio de «las culturas de España». Huerta que ha tenido palabras de agradecimiento para su antecesor ha querido subrayar su compromiso con Deporte, «por todas las cosas que han salido «, ha señalado. En ese sentido ha destacado que primer acto después de prometer el cargo ha sido despedir a la selección de fútbol, aunque ha destacado que estará al lado de todos los deportes, mayoritarios, minoritarios y femeninos. En la parte más política de su discurso,  Màxim Huerta  ha destacado que el Ministerio «vuelve a estar en el mapa de Gobierno» y ha señalado que Cultura «no es de bandos».

El ministro saliente, Íñigo Méndez de Vigo, ha agradecido a Mariano Rajoy, al rey y a todos sus colaboradores, al mundo de la tauromaquia, la cultura y el deporte la confianza durante estos tres años de mandato al frente de Educación, Cultura y Deporte, un período «lleno de satisfacciones». Huerta no ha nombrado a la tauromaquia.