No hay solución a la vista para la polémica surgida de la espantada del DJ David Guetta, que dejó plantados en Santander el pasado 28 de julio a las más de 10.000 personas que habían adquirido entrada para asistir a su concierto en la capital cántabra. El artista internacional alegó entonces una avería en el avión privado que le debía trasladar desde Moscú a Santander, aunque eso no evitó que al día siguiente sí compareciera en el festival Tomorrowland, que se celebra en Bélgica. Desde la empresa organizadora trasladan sin embargo que “no estaría de más” que Guetta presentara la documentación que justifique la avería, y que hasta el momento la única prueba con la que cuentan es “una conversación” con sus representantes, informa Efe.

Hasta el momento, los 10.000 afectados no han recibido la devolución del dinero de las entradas -con un precio de entre 49 y 90 euros-, aunque el artista ha asegurado que es su prioridad. Los organizadores alegan que no hay dinero y que no lo habrá hasta que Guetta no devuelva su caché completo, cosa que hasta el momento no habría hecho. Las empresas responsables del concierto reclaman también a Guetta que devuelva el coste de la producción técnica del concierto, que aseguran es superior al “dineral” cobrado por el artista en concepto de caché.

Se devolverá el dinero de las entradas cuando él devuelva el dinero que debe; mientras tanto, es imposible. No lo tenemos’, dice la empresa

En las últimas horas, Guetta también ha deslizado la opción de programar una nueva fecha en Santander, aunque la propuesta todavía no se ha concretado. “Lo de la fecha es falso; que nos hayan propuesto, que nos hayan dado opciones, que se haya hablado o que se haya puesto eso sobre la mesa, en ningún momento”, han asegurado a Efe desde la Unión Temporal de Empresas (UTE) La Campa, integrada por las empresas Delfuego Booking y Heart of Gold, promotoras del espectáculo.

Desde la UTE aseguran que reembolsar el dinero de las entradas es “imposible” mientras no se salden todas las cuentas pendientes: “Se devolverá el dinero de las entradas cuando él devuelva el dinero que debe; mientras tanto, es imposible. No lo tenemos”. Las empresas han confirmado también que renuncian a la vía “amistosa” y que ya han comenzado a reclamar las cantidades por los cauces legales y con intermediación de abogados.

El precio de las entradas para el concierto suspendido de David Guetta iba desde 49 hasta 90 euros, lo que supone más de medio millón de euros pendiente de devolución. El Ayuntamiento de Santander ya anunció que estudiaría el caso y que reclamaría responsabilidades por la espantada, tanto al artista como a la organización.