Tendencias

Las cuevas más pintorescas de España

logo
Las cuevas más pintorescas de España
Altamira

Altamira EP

Resumen:

Cuevas de Altamira (Santilla del Mar, Cantabria)

Esta cueva situada en Santillana del Mar, a 30 kilómetros de Santander, estuvo habitada entre hace 35.000 y 13.000 años. En ella hay pintados bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos. Está considerada como la ‘Capilla Sixtina’ de las pinturas rupestres y, según la UNESCO, es representativa del apogeo del arte rupestre paleolítico que se desarrolló en toda Europa junto al arte rupestre paleolítico del norte de España

El gran número de visitantes afectó a las pinturas y la cueva tuvo que ser cerrada en 2002, por lo que se realizó una reproducción de la cueva original en el Museo de Altamira. Actualmente, la cueva original mantiene un régimen de acceso controlado y limitado que consiste en una visita a la semana de 37 minutos que solo pueden disfrutar cinco personas bajo un estricto protocolo de indumentaria e iluminación. Las personas son elegidas de forma aleatoria entre los visitantes del museo cada viernes.

Cuevas del monte de Castillo (Cantabria)

No muy lejos de Altamira, en Puente Viesgo, se encuentran las Cuevas del Monte Castillo. Son cuatro cavidades con arte rupestre paleolítico frecuentadas por el hombre durante los últimos 150.000 años. Dos de ellas están abiertas al público: El Castillo y Las Monedas.

El Castillo tiene más de 275 figuras de al menos 40.800 años de antigüedad y la investigación de una revista científica ‘Journal of Anthropological Science’ la situó como la cueva con arte rupestre más antiguo del mundo.

Las Monedas tiene 17 figuras de animales y signos de difícil interpretación de hace unos 12.000 años. Su nombre se debe a que en ella se encontró un lote de monedas de la época de los Reyes Católicos. Las visitas de ambas cuenvas son guiadas, duran unos 45 minutos y existe un cupo máximo de personas por sesión y día por lo que es recomendable comprar la entrada por Internet.

Cuevas de Candamo (Asturias)

Esta cavidad asturiana es la cueva con arte paleolítico más occidental del continente europeo. En ella hay representados ciervos, bisontes, un rebeco y varias figuras aisladas. Muchas de estas figuras son difíciles de distinguir debido en gran parte al deterioro de la cueva. En 1980 tuvo que ser cerrada por el grave estado de las pinturas y se reabrió a finales de los 90.

La cueva ha estado abierta hasta el pasado 15 de septiembre y quedará cerrada lo que queda de año. Aún así el Ayuntamiendo de Candamo ofrece un número de teléfono para poder solicitar una visita.

Tito Bustillo (Asturias)

También en Asturias, en la cueva de Tito Bustillo, se conservan pinturas de signos, animales y representaciones antropomorfas.

La rica variedad de estas manifestaciones artísticas la convierten en uno de los mejores ejemplos de arte rupestre paleolítico en Asturias y uno de los yacimientos «más completos» de la Cornisa Cantábrica.

Su nombre original era Pozu’l Ramu y se rebautizó como Tito Bustillo en honor a uno de sus descubridores. Es posible visitar la cueva hasta el 30 de octubre de 2016 de miércoles a domingo y la visita está restringida a un número máximo de 15 personas por lo que se necesita realizar reserva previa.

Cueva de Santimamiñe (Vizcaya)

Esta cueva vizcaína tiene restos de asentamientos humanos de hace más de 14.000 años y cuenta con casi 50 pinturas en las que aparecen bisontes, caballos, osos o ciervos que datan del período Magdaleniense del Paleolítico Superior.

Está cerrada al público aunque es posible observarla a través de los recorridos virtuales en 3D en su Centro de Interpretación junto a la cueva. También es posible visitar el yacimiento arqueológico del vestíbulo de la cueva de lunes a domingo hasta el 14 de octubre, y de martes a domingo a partir del 16 de octubre.

Cueva de Ekain (Deva, Guipúzcoa)

También situada en País Vasco, esta cueva es conocida por el buen estado de sus pinturas rupestres magdalenienses. Se pueden ver 70 figuras de animales y el caballo es la especie más dibujada en las paredes de la cavidad. Los visitantes pueden entrar con un guía en la réplica de la cueva Ekain cualquier día de la semana salvo los lunes.

Ropa de los moros (El Cogul, Lleida)

Estas pinturas fueron unas de las primeras muestras conocidas del arte rupestre levantino. Tiene 45 figuras humanas y animales dibujados en tonos rojos y negros.

Entre ellas, destaca la ‘danza fálica’ en la que aparece un grupo de nueve mujeres alrededor de un hombre desnudo.

Gasulla (Castellón)

Las pinturas incluyen escenas de caza que representan hombres con arcos, jabalíes, cabras o toros salvajes Al estar en abrigos al aire libre, están expuestas a multitud de procesos de degradación.

El Museo de Valltorta está abierto todos los días de la semana excepto los lunes y se realizan varias salidas desde el museo a los abrigos.

Cueva de la Pileta (Málaga)

Conserva símbolos y animales en varios colores y destaca un gigantesco pez pintado en color negro.

Fue descubierta en 1905 por un labrador que redidía en la Sierra de Libar (Málaga). Más tarde, el Coronel británico William Willoughby Verner fue a visitarla y sorprendido por los descubrimientos, publicó sus experiencias en la cueva en ‘Saturday Review’ en 1911.

La cueva está declarada Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural y tiene un régimen de visitas controlado por orden de llegada y en pases con no más de 25 personas.

Cueva de la Vieja (Albacete)

Tiene más de cien representaciones realizadas durante 5.000 años en las que se pueden ver escenas de lucha, costumbres tribales y mujeres con falda y tocados.

Destaca un personaje emplumado que parece estar danzando y que aparece desnudo y empuñando flechas y un arco.