El autor noruego Jo Nesbo publica Cuchillo (Roja & Negra), la decimosegunda entrega de la saga policíaca de Harry Hole que llega con «más violencia psicológica, que no física», que en anteriores entregas y con las que el autor ha confesado uno de sus mayores temores: el secuestro. «Ya he decidido dar mi dinero a quien lo necesite en caso de muerte, como si fuese una pastilla envenenada para evitar secuestros. No creo en Dios ni en líderes, solo en el principio de ser útil a la sociedad», ha comentado en una rueda de prensa en Madrid el autor de la saga, que también participa en el Festival Getafe Negro.

Nesbo ha añadido que ese dinero iría a parar a la Fundación Harry Hole, que destina sus fondos a proyectos para alfabetización de niñas. «Ahora que soy más conocido, me niego a renunciar a viajar por todo el mundo como cuando era joven y perder mi libertad. La forma de resolverlo es dar dinero a quien lo necesita», ha apuntado. En ‘Cuchillo’, Hole es readmitido en la Policía pero continúa afectado por los fantasmas del pasado, en especial por la libertad de la que disfruta el violador múltiple Svein Finne. «Es un resumen de su vida. Al principio, era observador de lo que ocurría, pero ahora está delante de la cámara y todos los hechos giran en torno a él», ha señalado Nesbo.

La venganza se convierte casi en un personaje más, un sentimiento que el escritor noruego entiende como «un acto necesario para regular la sociedad». «Es curioso cómo la venganza es un pensamiento humano. Si un animal mata a las crías de zorro, estos las defenderán hasta que mueran, pero luego abandonan cualquier represalia. Eso es impensable en los humanos: si te queman la casa, habrá consecuencias», ha ironizado. Pese a reconocer que su intención no es la de ofrecer su «visión política» en las novelas, cree que es «imposible» no hacerlo a través de la ambientación y caracterización de los personajes. Eso sí, afirma desconocer la influencia de la novela negra en el aumento de la criminalidad en las sociedades.

«En general, salvo obras como ‘Los intocables’ o ‘El Padrino’, la novela negra utiliza metáforas que puedan representar a un individuo, hablando de problemas y emociones humanas. Seguramente, en mis novelas haya matado a más personas que en todo Oslo en los últimos años», ha comentado con humor. El autor ha asegurado que hay dos o tres preguntas que nunca contestará respecto a su saga –con más de 40 millones de ejemplares vendidos internacionalmente y traducciones a 51 idiomas–, entre ellas las de saber cuántos libros quedan o si será el último. «No se puede reventar la sorpresa a los lectores», ha defendido.

‘El muñeco de nieve’

Precisamente, uno de esos libros, ‘El muñeco de nieve’, llegó a la gran pantalla dirigida por Tomas Alfredson y con Michael Fassbender en el reparto. Nesbo se ha mostrado partidario de las adaptaciones cinematográficas aunque incluyan variaciones, porque cada obra «debe de tener su propia vida». «Alfredson me preguntó si podía rodar una historia que no fuera exactamente igual y a mí me pareció bien, porque es un hombre con talento. De hecho, no me importaría que se hiciera otra película con mis libros si es alguien con talento», ha destacado. En cualquier caso, reconoce que no ha visto entera ‘El muñeco de nieve’, porque no quiere tener «la obligación de opinar sobre ella».