Alba tenía apenas trece días cuando su madre la dio en adopción debido a que tenía síndrome de down. La pequeña había sido rechazada hasta en veinte ocasiones antes de que acabara en los brazos de Luca, un hombre homosexual de 41 años que decidió adoptarla.

El nuevo padre afirma haber sentido una «alegría abrumadora» al sentir «que era su hija de inmediato», dice Luca a un diario napolitano.

La historia de Luca y su convivencia con personas con discapacidad viene de lejos, ya que «desde los 14 años» fue voluntario. Al ver a Alba sintió que «tenía el conocimiento y la experiencia adecuados para hacerlo».

Ahora, la historia de padre e hija se hace viral a través de Instagram, la famosa red social que Luca utiliza para documentar su día a día con la pequeña.

Luca se ha convertido en una sensación en Internet ya que más de 131,000 fanáticos en Instagram han seguido su viaje criando a su hija.