Tendencias

'Tibiboo', la app gratuita que une a dueños y paseadores de perros en pleno Covid-19

PIXABAY

Claire y Mateo son una pareja de franceses dueños de un perro llamado Tibiboo, que iniciaron en su país natal la búsqueda de personas que vivieran cerca de su domicilio, y que estuvieran dispuestas a hacerse cargo de su mascota cuando ellos no pudieran.

Tras mudarse a Barcelona, decidieron poner en marcha una aplicación llamada como su perro, para aquellos que estuviesen en su misma situación. «Lanzamos la app hace tres semanas, cuando ya estábamos confinados. Esto -el coronavirus- no estaba previsto al principio, pero como la cuarentena ha despertado la solidaridad de la gente, hemos pensado ofrecer de forma gratis el servicio premium, y para activarlo hay que poner el código TodosJuntos», cuenta a El Independiente, Claire.

Tibiboo permite que propietarios de perros y voluntarios puedan ayudarse mutuamente. Esta plataforma pone en contacto a los dueños de los canes, con las personas que están dispuestos a cuidarlos, sin ánimo de lucro, puesto que la remuneración «está prohibida en nuestra app». Si por ejemplo el propietario de un perro trabaja durante doce horas, puede que necesite a un ‘dogsitter’.

Además de hacerse cargo del ‘mejor amigo del hombre’, los cuidadores son personas a las que le gustan mucho los perros, pero que por motivos como el tamaño de la vivienda o la prohibición de poseer mascotas, no han podido hacerse cargo del animal. Ahora, se ponen al servicio del dueño para disfrutar de su mascota «sin dejar de poder viajar y además ahorrarse los costes del veterinario».

Debido al confinamiento a raíz del coronavirus, ahora hay personas que trabajan en hospitales o supermercados con un horario distinto al habitual y que les es imposible cuidar de sus mascotas. A ellos se suman el grupo de personas de avanzada edad, que forman parte del colectivo vulnerable. «En estos momentos tenemos este tipo de usuario. En un mundo normal habrá, por un lado, dueños con una vida laboral intensa y cuidadores que serán principalmente estudiantes que viven en pisos pequeños, o bien familias con niños a los que les encantan los perros pero que no quieren comprometerse», cuenta Claire. De entre esas personas que ofrecen su tiempo para pasear a perros, un 80% son mujeres.

El servicio premium, que actualmente es gratuito debido al confinamiento, tiene un funcionamiento similar a la app de citas Tinder: después de crear un perfil de usuario, echas un vistazo a las personas que te rodean y, en caso de que alguien te guste, pinchas en el corazón. La persona que ha recibido el ‘me gusta’ será notificada y tendrá que dar también al corazón para hacer ‘match’.

Para que se pueda establecer una comunicación entre el dueño y el voluntario, hay un chat que ahora es gratuito. Una vez concluida la cuarentena, los dueños tendrán que abonar 39,90 euros y los cuidadores 9,90. De este modo «por menos de un euro al mes, tienes la oportunidad de contar con un ‘dogkitter’ que se haga cargo de tu mascota, cuando lo normal es que los cuidadores cobren 15 euros la hora», recalca Claire.

En segundo lugar, Tibiboo ofrece una asistencia veterinaria a disposición de los dueños, que se realiza a través de un chat. Sin embargo, en caso de urgencia grave, su co-creadora aconseja que la persona a cargo «llame rápidamente al especialista que atiende normalmente al animal, porque una mensajería no puede salvar a un perro». El tercer punto de por qué hay cuota anual, es debido a que parte de lo recaudado se dona a una asociación protectora de perros.

En dos semanas, la plataforma ha reunido a 500 usuarios, todo ello sin que sus creadores hayan desarrollado «ningún tipo de comunicación más allá de Facebook y el boca a boca que ha funcionado hasta hoy», concluye Claire.

Comentar ()