El Ayuntamiento de Madrid ha suspendido todas las fiestas populares que iban a celebrarse entre mayo y octubre en los distintos distritos para evitar aglomeraciones y contagios del coronavirus.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha anunciado esta decisión en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, en la que ha comparecido junto al alcalde José Luis Martínez-Almeida y la portavoz municipal, que ha estrenado un formato telemático con preguntas en directo por parte de los periodistas.

El Ayuntamiento de Madrid dejará de gastar unos 4 millones al no celebrar estos eventos, aunque deberá indemnizar parte de las contrataciones ya efectuadas.

«No tenemos más información con respecto al periodo del desescalamiento pero la prudencia nos obliga a tomar esta decisión de evitar cualquier aglomeración», ha agregado la vicealcaldesa.

«Las fiestas volverán a Madrid pero este año no podrá ser posible», ha señalado Villacís, quien ha dicho sobre el dinero destinado a esas actividades que «o fiestas o comidas» y que se tiene que priorizar el gasto para hacer frente a la emergencia social.

Respecto a los Veranos de la Villa, desde el Ayuntamiento han dicho que se está «haciendo uso de la imaginación» para que se celebren «actividades compatibles con el confinamiento» y se irá informando de la programación.