El ya veterano futbolista, Pepe Reina, ha sido noticia en estas últimas semanas al pronunciarse en redes sociales sobre cuestiones políticas. Como suele ocurrir en estas comunidades, algunos le aplaudieron, y otros, sin embargo entraron en cólera. Sus mensajes en las redes lanzaban su apoyo a las manifestaciones contra la gestión del Gobierno durante la crisis del coronavirus. Los comentarios recibidos han llevado a Reina a publicar este miércoles un texto en su cuenta de Twitter.

“Siento no ser un intelectual y hablar desde el corazón. Siento que algunos no entiendan que vivir 15 años fuera de España desarrolla un constante sentimiento de añoranza, por querer verla bien, sana, digna de sus gobernantes y deseada por todo el que la conoce”, comenzaba el texto de Reina.

El portero ha querido continuar su escrito alegando su derecho a la libertad de expresión: “Lo siento como un derecho legítimo y esencial, herencia de muchos a quienes costó demasiado y que no me parece admisible poner en juego. Siendo no ser capaz de mostrarme indiferente hacia la mentira, lo injusto y lo desleal. Esto es quizá, lo que estoy llevando peor. Siento profundamente que defender las libertades y garantías de convivencia en un marco constitucional pueda ser interpretado como forma de fascismo”, respondiendo a aquellos que le han tachado de fascista en diversos comentarios.

Además, el momento que atraviesa el mundo en lo referido al racismo, han impulsado al guardameta a pronunciarse sobre el tema de la revolución estadounidense, ya que algunos usuarios aludían a la falta de compromiso de Pepe Reina con la causa y le etiquetaban como racista. “Bien entrado el siglo XXI, todavía hay ‘mentes librepensadoras’ que piensan en blanco y negro, clamando libertad mientras azotan todo aquello que no cuadra en su código binario. En tiempos de etiquetas y otras simplificaciones, así es como realmente pienso y a quien no le guste o interese…lo siento”, ha concluido Reina.