Los positivos en coronavirus de la expedición del Fuenlabrada han ocasionado una verdadera guerra en la Segunda División. La decisión consensuada por LaLiga, CSD y RFEF de continuar con la última jornada de LaLiga SmartBank suspendiendo tan solo el Deportivo-Fuenlabrada ha causado un profundo malestar en muchos equipos de la categoría, sobre todo en aquellos que se jugaban algo importante durante dicha jornada.

El caso del Deportivo ha sido especialmente llamativo puesto que este equipo ha descendido ‘matemáticamente’ sin llegar a jugar, y su presidente, Fernando Vidal, ha declarado la ‘guerra’: «Es un gravísimo error e iremos a las más altas instancias», a lo que continuaba diciendo que lo que se ha producido es «muy grave y no se guarda el principio de igualdad para todos los equipos». El presidente considera que se ha producido una «adulteración total de la competición» y ha añadido que en los próximos días valorarán si se presentan al partido con el Fuenlabrada, donde se juega una plaza de promoción de ascenso.

Asimismo, su entrenador, Fernando Vázquez se mostraba confuso y sorprendido con la situación: «Es un aviso al mundo del fútbol, no entiendo que el Elche esté jugando después de haber jugado contra el Fuenlabrada hace días, ahora está jugando el Lugo y el Albacete, creo que es injusto», expresó en rueda de prensa antes de que se iniciase la jornada.

El Elche, por su parte, considera que la decisión tomada por LaLiga, CSD y RFEF «no es justa» y que «pone en riesgo la integridad de la competición». Además asegura que disputó su encuentro frente al Oviedo porque «de no haberlo hecho», se habría «expuesto a una sanción deportiva por incomparecencia del equipo»

También indicó que disputó su encuentro frente al Oviedo porque «de no haberlo hecho», se habría expuesto «a una sanción deportiva por incomparecencia del equipo». Ahora, el equipo que ganó su encuentro al Oviedo para acabar en puestos de playoffs, depende de que el Fuenlabrada no puntúe en ese encuentro aplazado ante un Dépor, que ya no se juega nada.

Sin embargo, el Rayo Vallecano, que también dependía del resultado del Fuenlabrada, ha denunciado a través de un comunicado que se les estaba «obligando a jugar bajo amenaza de pérdida de puntos, mientras que al Fuenlabrada no, cuando ellos podrían disputar con los jugadores restantes el partido». Y su presidente, Raúl Martín Presa, afirmó que «lo primero es la salud. Esto no es una broma. Nos estamos jugando vidas humanas. Pero a pesar de esto, se debían haber jugado todos los partidos a la vez».