Solo unos Reyes Magos tan atípicos, bañados en polémica social y en sonidos de trap reggaetonero, podían crear una avalancha que ni en las películas de Indiana Jones. El centro comercial La Cañada de Marbella había organizado un “evento sin público” en el que ambos se colocaban la corona y la capa a unos días de la llegada de Sus Majestades, sin embargo, la Policía Local tuvo que intervenir después de que una copiosa aglomeración terminara por poner fin a las medidas sanitarias y de seguridad.

Además del hijo de la tonadillera y el conocido cantante urbano, Fani Carbajo (de la primera edición del programa La isla de las tentaciones) o Luis Rollán completaban el cartel. El acto tuvo lugar a las 20:00 de ayer en el mencionado centro comercial de Marbella. Las imágenes recogidas en redes sociales evidencian la cantidad de gente que se apelotonó para esperar la llegada de los Reyes Magos millennials.

El Ayuntamiento de Marbella confirmaba la noticia a través de un mensaje en sus redes sociales, en el que admitía que la Policía Local tuvo que intervenir en el evento por un claro «exceso de aforo», a la vez que agradeció la «cooperación del centro y de la empresa organizadora».

El centro comercial La Cañada también acudió a las redes sociales para transmitir sus disculpas por un evento que provocó una clara situación de riesgo sanitario, en una época en la que las restricciones son más necesarias que nunca.

«Desde la Cañada Shopping queremos transmitir nuestras más sinceras disculpas ante todos los ciudadanos. En la convocatoria del evento señalaba claramente que era un evento sin público retransmitido por nuestras redes sociales con el himno procedimiento que actos anteriores”, comenzaba el comunicado.

«Debido a la popularidad de los integrantes no se han podido cumplir las medidas sanitarias impuestas por el centro comercial por el comportamiento de algunos fans y se ha tenido que suspender el evento ya que no se respetaba la distancia de seguridad marcada por las medidas sanitarias. Por lo tanto, la Cañada Shopping se ha visto obligada a interrumpir cancelar el evento antes de lo previsto para garantizar la seguridad de sus clientes”, añadían.