Tendencias

Marta Ortega no es la única: los otros herederos que asumirán las riendas de los imperios familiares

Carmen Vivas

El próximo 31 de marzo del 2021, Marta Ortega, de 37 años, asumirá oficialmente la presidencia de Inditex, una decisión anunciada recientemente que ha suscitado una gran polémica en Internet. Que si era nepotismo, que si no estaba lo suficientemente preparada para asumir la dirección de un conglomerado de empresas con más de 88.000 millones de capitalización, que si la empresa se iría a pique. El revuelo ha sido, sin duda, exagerado y claramente injusto (por no decir bastante machista) y, además, no ha tenido en cuenta un pequeño detalle: que muchas otras empresas familiares, como Mercadona, Ferrovial o Catalana Occidente, van a hacer exactamente lo mismo en los próximos años. Así, una nueva generación de empresarios, herederos de las grandes fortunas familiares, está a punto de abrirse paso. Y no sólo en España: atención a nombres como Delphine Arnault o Nadja Swarovski.

Ana Patricia Botín (Banco Santander): una de las pioneras

A pesar de que sólo se la conoce por haber heredado un imperio financiero, la verdad es que Ana Botín tiene un currículum superlativo: educada en el internado de señoritas St Mary’s School, en Inglaterra, y graduada en Economía en el Bryn Mawr College, una de las universidades más prestigiosas para mujeres, antes de entrar en el grupo Santander estuvo trabajando siete años en J.P. Morgan, en Estados Unidos, y también fundó un fondo de capital riesgo (Suala Capital). En el 2002 fue nombrada presidenta de Banesto y, en el 2010, dirigió la filial del Grupo Santander en el Reino Unido. El día 10 de septiembre del 2014, tras el fallecimiento de su padre, Emilio Botín, fue elegida presidenta del Banco Santander. Se convertía así en una de las empresarias más poderosas, no sólo de España, sino del planeta. En el año 2005, Forbes Magazine la puso en su lista de las mujeres con más poder del mundo.

Las hijas de los Roig, los dueños de Mercadona

A Juan Roig Alonso, dirigente de Mercadona, eso de crear empresas les viene de cuna. Sus abuelos ya tenían negocios agrícolas y ganaderos, y su padre, un tal Paco Roig, llamado ‘El Porquero’, fundó cinco empresas, entre ellas Industrias Cárnicas Roig, el germen de Mercadona. Cuando Juan se quedó con la empresa comenzó un proceso de expansión tan profundo y exitoso que hoy Mercadona es el primer supermercado de España.

Juan Roig está casado con Hortensia Herrero Chacón y tiene cuatro hijas: las mellizas Hortensia y Carolina, Amparo y Juana. Esta última ha sido la encargada de liderar la transformación digital de la compañía, un puesto clave que muchos quisieron ver como una señal de que sería ella la que heredaría la presidencia de la compañía. Pero el propio Juan Roig se encargó de desmentirlo. Él siempre ha dicho que “la propiedad se hereda, pero la gestión no”, y ha recalcado que el puesto de director lo podrá ostentar en su momento “cualquiera de sus 70.000 empleados”. Sin embargo, a nadie se le escapa que sus hijas están muy bien posicionadas en la empresa: Carolina es la secretaria del Consejo de Administración de Mercadona y coordina la División de Análisis de Mercado; Hortensia está al frente de Marina de Empresas, un ecosistema emprendedor impulsado por su padre. Cualquiera de ellas, desde luego, podría hacer un magnífico papel el día que Juan Roig decida retirarse.

Víctor Grífols Deu (Grifols)

Aunque Grifols no sea tan conocida fuera de los círculos empresarios, la verdad es que es una empresa potentísima que, según Forbes, generó un impacto económico de 7.500 millones en el 2020 y “ha favorecido la creación de 140.000 empleos, entre directos, indirectos e inducidos, en Estados Unidos, España, Alemania e Irlanda”. Desde el año 2016, Raimon Grifols Roura y Víctor Grifols Deu son los que dirigen la compañía. Éste último es el hijo de Víctor Grifols Roura, el anterior presidente de la compañía. Víctor se licenció en Administración y Dirección de Empresas por el prestigioso IQS (Universitat Ramon Llull, Barcelona) y luego cursó un postgrado en la Business School de Dublín. En el año 2001, se unió a la compañía como analista del Departamento de Planificación y Control y, siete años más tarde, fue nombrado director de Planificación y Control y también miembro del Comité Ejecutivo.

Marta Álvarez (El Corte Inglés)

En el 2019, el consejo de administración de El Corte Inglés nombró nueva presidenta (la sexta de su historia y la primera mujer) a Marta Álvarez en sustitución de Jesús Nuño de la Rosa. Su nombramiento, eso sí, tuvo que sortear algunos escollos: tras la muerte de Isidoro Álvarez, se declaró una guerra por la sucesión entre las hermanas Álvarez (Marta y Cristina) y su primo Dimas Gimeno. Finalmente, las aguas se calmaron y Marta pudo acceder a la dirección, algo que su padre siempre quiso y para la cual la estuvo formando toda la vida. De hecho, desde que era pequeña, siempre que viajaba a alguna ciudad con su padre, lo primero que hacían era ir a El Corte Inglés más cercano.

Marta se licenció en Derecho en San Pablo CEU y luego en Historia del Arte en una universidad del Reino Unido. Le gusta tanto el arte que, al finalizar sus estudios, estuvo trabajando durante cinco años en la casa de subastas Sotheby’s. Empezó en El Corte Inglés desde abajo: entró en la venta al público en el centro comercial de la Castellana y fue becaria del departamento de Viajes.

Rafael del Pino (Ferrovial)

Uno de los más veteranos de la lista de ricos herederos es Rafael del Pino, hijo del fundador del Grupo Ferrovial. Ingeniero de caminos, canales y puertos por la Universidad Politécnica de Madrid y MBA por la MIT Sloan School of Management, fue consejero delegado de la empresa desde 1992 a 1999 y luego asumió la presidencia ejecutiva de la empresa.

Carlos Gallardo (Almirall)

El año pasado, la empresa farmacéutica Almirall nombró a Carlos Gallardo, hijo del actual presidente de la compañía y miembro de la tercera generación de la familia fundadora, vicepresidente del consejo de administración, un puesto que lo acerca a una futura presidencia del grupo. Pero no sólo eso: en los últimos años ha ido asumiendo más responsabilidades dentro de la compañía y del consejo de administración, sobre todo en las áreas de producción y digitalización.

Delphine Arnault (LVMH)

Nacida en 1975, Delphine Arnault es la hija de Bernard Arnault, el hombre más rico de Europa, el tercero del mundo y el presidente de LVMH, Louis Vuitton-Moët Hennessy, el mayor conglomerado económico del sector lujo del planeta. Pero Delphine no es sólo “la hija de”, sino que se ha labrado un currículum superlativo. Licenciada en la London School of Economics y en la EDHEC Business School, comenzó su carrera profesional en la consultora McKinsey, tuvo un papel clave en el desarrollo de la compañía de John Galliano y, en 2001, se unió al Comité Ejecutivo de Christian Dior Couture. En el 2003 se unió al Consejo de Administración de LVMH (la primera mujer y la persona más joven en ocupar un puesto similar) y, desde septiembre del 2013, es la Vicepresidenta Ejecutiva de Louis Vuitton, desde donde supervisa todos los productos de la marca. También es miembro del Comité de Dirección de LVMH.

Te puede interesar

Comentar ()