Tendencias

El principio y el fin de los doblajes de Disney al castellano

Montaje de los personajes de las películas de Disney ('El Rey León', 'Encanto', 'Blancanieves y los siete enanitos')

Montaje de los personajes de las películas de Disney ('El Rey León', 'Encanto', 'Blancanieves y los siete enanitos') Carmen Vivas

Las primeras películas de Disney son como ese libro antiguo que abre tus recuerdos a la vez que las páginas. Un sin fin de conocidos personajes que Walter Elias Disney y todo su ejército de diseñadores gráficos, actores de doblaje, productores y directores se decidieron a crear para impregnar de por vida las pantallas de todo el mundo.

La primera película llegaba un frío diciembre de 1937 bajo el conocido nombre de Blancanieves y los siete enanitos, una adaptación del cuento de los hermanos Grimm. Su primera emisión en español fue en 1964 con la voz de la actriz mexicana Amparo Garrido como protagonista, pero no fue hasta 2001 que Blancanieves decidió aterrizar en el castellano, un hecho deseado por muchos y extraño para todos los que crecieron viendo el largometraje en su doblaje mexicano original. Con Blancanieves llegaron La Cenicienta, La Bella Durmiente, La Dama y el Vagabundo y La Sirenita. Con esta última desvincularon el doblaje mexicano de España y pasaron a doblar al castellano iniciándose con La Bella y la Bestia, primer gran título de acentos patrias.

Pero, ¿cómo irrumpe el castellano en las películas de Disney? Esto ocurre porque en su día, Jack Cutting, uno de los hombres de confianza del jefe de la compañía, se había encargado de supervisar el doblaje al español de Los Tres Cerditos -doblado por el estudio parisino Des Reservois-, con la misma fórmula que empleó con Fantasía en 1940, para la que Walt solo creyó necesario traducir y doblar las intervenciones del maestro de ceremonias dejando intacto el inglés. Pero esta fórmula no serviría para los futuros largometrajes, por lo que a Disney no le quedó más remedio que cerrar tratos con estudios de doblaje profesionales. Primero llegó Argentina Sono Film, los estudios argentinos que dieron las voces españolas a la película de Pinocho y después Bambi (1942) y Dumbo (1941) , que gozarían de nuevas versiones en los años sesenta, y aquí entra un nombre fundamental en esta historia: Edmundo Santos, locutor de radio y bailarín recién retirado.

A Santos le descolocaba que el doblaje no fuese acorde al movimiento de la boca de los personajes, pero sobretodo, no encajaba en su mente la diferencia de acentos existente entre los actores de doblaje en las versiones en castellano. Esto llegó a oídos de Disney, quienes le dispusieron la partitura de When You Wish Upon a Star a Edmundo para que hiciera su versión en castellano. Con la prueba más que superada, el mexicano se convertiría en el adaptador de las tres películas dobladas en Argentina y el director de todos los doblajes al español.

Fin de una era y comienzo de otra: el redoblaje

Años después comenzaría en Disney la fiebre del redoblaje. Algunas películas por la mala calidad de audio, otras por acercar el acento a la zona y otras por derechos de autor de las voces originales, he aquí la disputa. Seguramente os preguntaréis por qué la plataforma de VOD Disney+ publicó sus películas en el castellano y mexicano actual y no en el original. Esto sucede porque Peggy Lee, la actriz del primer doblaje de La Cenicienta y de las canciones de La Dama y el Vagabundo, en 1996, demanda a Disney, pidiendo royalties por la comercialización de su trabajo sin su permiso, el cual solo podía destinarse al cine, ya que entonces no existía el circuito televisivo ni el mercado doméstico. A Peggy se sumaron Evangelina Elizondo (segundo doblaje de La Cenicienta) y Lupita Pérez, quien daba voz a Aurora en las canciones de La Bella Durmiente y con ellas, otros actores. Por esta razón, la compañía decidió hacer dos nuevas versiones diferentes, una para cada territorio: una con voces mexicanas y otra con españolas. En España, Yolanda Mateos sustituyó a Elizondo mientras que Natalia Sosa hizo lo propio para Latinoamérica.

Tal y como cuenta Tommy Agudo, actual actor de doblaje con alto asesoramiento durante más de una década en películas dobladas al español, en palabras para El Independiente, «esto hizo que Disney, para no pagar derechos de reproducción, ordenase el redoblaje de algunas de sus películas, con una particularidad: a todos los actores y actrices que participasen en estos redoblajes les obligaban -y lo siguen haciendo aún- a firmar contratos donde estos renunciaban expresamente al cobro de royalties.«

Por su parte, Michael Eisner, para sistematizar el proceso de las películas de Disney y acabar con estas disputas, ya había creado en 1988 Disney Character Voices, una división de The Walt Disney encargada de la traducción y el doblaje de las producciones del estudio. Lo hizo sin saber que esto crearía los conflictos anteriormente citados, y los que vendrían.

La Cenicienta no tuvo una buena acogida con su redoblaje en España, ya que los espectadores en su momento no aceptaron el cambio y las críticas fueron unánimes. Lo mismo pasó con La Sirenita, que fue ampliamente criticada por reescribir la historia sonora de uno de sus clásicos –Bésala-. Fue tan fuerte el tsunami de críticas que, en algunos casos, los nuevos DVDs y Blu-Rays tuvieron que reeditarse incluyendo una tercera pista de audio con las voces originales del llamado ‘español neutro’.

Fin del redoblaje con ‘Coco’ y ‘Encanto’

En 2017 se despierta la duda. Aparece la exitosa película de animación doblada íntegramente en México, sin que nadie de la división española de la compañía considere necesario redoblarla. La naturaleza de Coco justifica su decisión. Una película que trata de la historia del Día de los Muertos, una celebración típica en México, país en el que sucede todo el largometraje y donde no hay capacidad para el acento castellano. Lo mismo ocurría con Encanto, película narrada en Colombia y doblada al español por voces colombianas. Estas películas incentivan la vuelta al español neutro que muchos recordamos, seguramente por estar basadas en dichos países, lo que no quiere decir que se dejen de doblar películas al castellano, aunque probablemente, haya surgido la nueva idea de doblar las películas al acento original del país representado.

Te puede interesar

Comentar ()