Tendencias

DO Ribera del Duero, 40 años de cultura e historia en la fiesta vívida del vino

Castillo Peñafiel

Castillo Peñafiel vallaglobo.com

El vino, ese arma refrescante y cultural capaz de sociabilizar con las personas menos esperadas. Los hay tintos, blancos, rosados, espumosos…de Jerez, de La Rioja o de Ribera del Duero. Pero es este último quien celebra su 40 aniversario este año.

«Cuarenta años de brindis. Cuarenta años de vida y vino. Cuarenta
vendimias, cuarenta añadas. Ribera del Duero celebra dos décadas de historia, desde que el 21 de julio de 1982 la estación de Metro ‘Retiro’, junto al parque El Retiro de Madrid, fuera el escenario del nacimiento de la que ya es una Denominación de Origen de referencia internacional». El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha diseñado una agenda de eventos que darán comienzo el próximo 23 de julio en Peñafiel, villa vallisoletana firmemente unida a la historia de la D.O. que acoge un buen número de bodegas, además de referencia como destino enoturístico de primera, para conmemorar este 40 aniversario.

La Plaza del Coso se llenará de conciertos, actividades y propuestas para todos los públicos de carácter gratuito, donde se dará el privilegio de disfrutar en vivo y en directo de las propuestas de bodegas.

Ribera del Duero, una Denominación de Origen con historia

Fue en 1975 cuando se empezó a hablar del potencial de los vinos de la zona. Aunque la riqueza del vino en la península ibérica viene de muchos años atrás. Los fenicios, a través de sus comerciantes, fueron los que introdujeron las técincas más avanzadas de cultivo y producción e incluso las cepas más adecuadas. Siglos después los romanos descubrieron la calidad de los caldos de Hispania, donde los vinos de la Ribera del Duero eran utilizados para abastecer a los ejércitos.

Ya a partir del siglo X se extienden las órdenes monásticas que propagan la cultura del vino, y 2 siglos más tardes los monjes procedentes de Císter ya comienzan a elaborar sus propios vinos.

Para entender esa creación de Denominación de Origen, que se constituría finalmente en 1982, hay que saber que el actual Bodegas Photos fue otro ingrediente principal. El nombre original de “Ribera del Duero” era de su propiedad desde 1927, pero la formación del consejo regulador hizo cambiar su nombre de Bodegas Ribera del Duero a Bodegas Protos, cediendo el derecho de utilización.

Pero no fue hasta el 21 de julio de ese año (1982) que en la estación de Metro de El Retiro de Madrid, se firmó el primer reglamento de Ribera del Duero. Nacía así una Denominación de Origen que agrupaba entonces a una
decena de bodegas y un centenar de viticultores. El compromiso de las gentes del lugar, viticultores y cooperativistas, junto con el apoyo de las instituciones locales y provinciales de la época, dieron impulso a un sueño que hoy es una realidad consolidada: una región única productora de grandes vinos
aclamados en todo el ámbito internacional.

Intensas y creativas páginas en la historia de una región vinícola que agrupa hoy a 307 bodegas y cerca de nueve mil viticultores. Capaz de crear una forma de vivir, disfrutar y entender el vino.

Música, vino y literatura

Las celebraciones del 40 aniversario se cerrarán los días 23 y 24 de septiembre en Aranda del Duero, donde tendrá lugar la V Gran Fiesta de la Vendimia Ribera del Duero en una unión de música, vino y cultura.

Los próximos días 21 y 25 del mismo mes pasará a celebrarse al Castillo de Fuensaldaña (Valladolid) la segunda edición del Blacklladolid, un certamen de literatura en el que cada año se da cabida a otros mundos. La idea nació del escritor de novela negra vallisoletano César Pérez Gellida. La presente edición contará con la literatura y el vino como protagonistas. El evento, que dirige en lo que se refiere al vino por parte de Álvaro Varela de Bodegas Resalte, está apadrinado por la escritora Dolores Redondo, y cuenta con el apoyo de la Diputación de Valladolid.

El director general de Bodegas Protos (Peñafiel), Carlos Villar, considera que estos 40 años han servido para entender “la interacción de nuestros suelos pobres, nuestro clima extremo, nuestros clones de tinto fino y nuestro manejo”. Ello, a su parecer, ha hecho a la Ribera de Duero una zona referente en los vinos tintos de calidad españoles. «Ahora el futuro está en seguir mejorando, siendo respetuosos con nuestro entorno y desarrollar marca internacional».

Por su parte, el propietario de Pago de los Capellanes (Pedrosa de Duero), Paco Rodero, destaca que la Ribera del Duero «es una denominación de origen con siglos de historia a sus espaldas, labrada por nuestros antepasados, cuidando su tierra y posteriormente alzando nuestros vinos entre los más relevantes del mundo». «Nuestros abuelos cuidaron de las viñas en épocas muy difíciles y nosotros hicimos algo heroico: llevar a la Ribera del Duero a lo más alto en la grandeza del vino», añade. Entiende que «es nuestro deber, y de quienes nos siguen, trabajar por nuestro prestigio, anhelando la excelencia en cada paso que damos, desde el viñedo y más allá de la botella».

Ribera del Duero, pionera en la cultura

La Ribera del Duero siempre ha mostrado su apuesta por la cultura, en su vinculación con el cine, el arte y la música. En este último ámbito, el Consejo Regulador ha sido precursor de acciones dirigidas al consumidor más joven, convirtiéndose en la primera DO patrocinadora del festival de música Sonorama Ribera. También ha sido la primera en introducir barras específicas de vinos de bodegas en eventos multitudinarios, iniciando un indudable camino de éxito y derribando muros que parecían infranqueables para el mundo del vino.

Su última vendimia cosechó más de 109 kilos de uva

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero finalizó la vendimia de 2021, que tuvo lugar del 9 de septiembre hasta finales de octubre, con más de 109 millones de kilogramos de uva recogidos en excelente estado y calidad, de los cuales casi 786.000 han sido de albillo mayor, la variedad blanca autóctona de la Ribera del Duero que también es la base de elaboración de tintos y rosados de la DO.

La DO Ribera del Duero suma hoy 24.014 hectáreas, con 62.402 parcelas situadas entre los 720 y los 1.100 metros sobre el nivel del mar. En ellas la variedad tinto fino (tempranillo) es la gran reina. Sus suelos están formados por capas de arenas limosas o arcillosas, con alternancia de capas y concreciones calcáreas. Se encuentran, pues, suelos arcillosos, calcáreos y pedregosos en una cuenca ribereña formada durante el Mioceno. Por ello, un 80% de la vendimia es manual, un 49% de los viñedos son en vaso, un 10% fueron plantados hace más de 80 años, y un 23% hace más de 50 años.

Los rendimientos medios se sitúan en unos 5.700 kilos por hectárea, por debajo del máximo de 7.000 que admite el pliego de condiciones de la DO. El año pasado el Consejo Regulador facilitó un total de 63.889.999 contraetiquetas (78.396.944 en 2020). En la última vendimia se cosecharon más de 109 millones de kilos de uvas.

Te puede interesar

Comentar ()