Arte | Tendencias

Así fue la llegada de los cuadros ucranianos a Madrid

Desembalaje de las obras procedentes de Ucrania en el Museo Thyssen-Bornemisza EFE

Un convoy secreto de dos camiones con 51 obras de arte de vanguardia ucraniano abandonó Kiev a primera hora del pasado 15 de noviembre, horas antes de que empezaran a llover misiles rusos sobre la capital y otras ciudades de Ucrania. Fue uno de los días más devastadores de la guerra -cien bombas rusas cayeron sobre el país-, pero el objetivo era claro: «Había que contar esta historia».

«La exposición se ha hecho en muy poco tiempo y con poco presupuesto, pero había que contar esta historia y había que sacar estas obras de Ucrania”, explica a EFE Marta Ruiz del Árbol, comisaria técnica de la muestra y conservadora de pintura moderna del el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, que organiza la muestra. La experta siguió de cerca el traslado de las obras hasta llegar a Madrid.

Las obras proceden del Museo Nacional de Arte y el Museo de Teatro, Música y Cine, ambos de Kiev, el pasado martes acompañados por un convoy militar. “Normalmente los bombardeos son los lunes, pero justo esa semana los bombardeos se realizaron en martes”, explica.

La distancia entre Kiev y la frontera con Polonia es de casi 900 kilómetros. “Fue un día de mucha tensión, muy complicado para los ucranianos”, relata. Cuando llegaron a la frontera estuvieron parados casi diez horas porque un misil acababa de caer en territorio polaco matando a dos personas.

Svitlana Melnyk, responsable de la empresa que coordinó el transporte, explica en una entrevista con el New York Times, que ninguna empresa se atrevió a asegurar las obras durante el trayecto por Ucrania y que los conductores vieron pasar varios misiles rusos «por encima» mientras se acercaban a la frontera.

“En el ojo del huracán” cuenta con el apoyo del presidente ucraniano Volodimir Zelensky, y está impulsada por varias instituciones y personalidades como Francesca Thyssen-Bornemisza, patrona del museo de Madrid.

«Ha hecho falta mucho valor para sacar estas obras del país», señaló a Efe el pasado domingo, cuando las obras finalmente llegaron a Madrid tras cinco días de viaje.

Reivindicar la identidad rusa

“En el ojo del huracán” abrirá sus puertas el próximo lunes en el Museo Thyssen hasta abril de 2023 y contará con unas setenta obras, más de cincuenta llegaron en aquel peligroso viaje. Es la primera vez que una parte importante del patrimonio cultural ucraniano sale del país desde que comenzó la guerra y el objetivo es claro: reivindicar su propia identidad.

La muestra abre una ventana a la vanguardia ucraniana entre 1900 y 1930, y demuestra que «mucho» de lo que tradicionalmente se ha llamado «vanguardia rusa, realmente es vanguardia uraniana», explica Ruiz del Árbol.

Tres comisarios ucranianos participan en la exposición: Konstantin Akinsha, Katia Denysova y Olena Kashuba-Volvach.

En la primera sala se puede ver una bello cuadro de una campesina ucraniana hecho por Volodymyr Burliuk (1910). Durante años el tituló del cuadro fue «Campesina rusa», hasta que una vigilante de sala de origen ucraniano comentó al equipo de conservación que era erróneo, el museo hizo una pequeña investigación y cambiaron el nombre.

Esta anécdota resume bien como a lo largo de la historia el arte ucraniano ha sido incluido como parte del ruso, pero su identidad es propia y singular. Tanto es así, que en algunas ediciones de la Bienal de Venecia de los años 20 Ucrania tuvo un espacio diferenciado del de Rusia, aunque territorialmente formaba parte de la URSS.

El color por ejemplo, muy presente en el imaginario ucraniano, es una de las señas de identidad de la exposición que recorre tres décadas marcadas por una explosión de experimentación y mezcla de géneros, explica la conservadora. «Mientras en Europa Occidental un género sucede a otro -relata-, aquí sucede todo a la vez».

La muestra es una gran oportunidad para conocer algunas de las principales figuras de vanguardia ucraniana como Oleksandr Bohomazov, Vasyl Yermilov, Viktor Palmov, Anatol Petrytskyi o Mykhailo Boichuk, y algunos de sus obras fundamentales como «Afilando las Sierras», del primero.

Las cartelas de «En el ojo del huracán» los nombres también aparecen en ucraniano y no en ruso. La capital no es Kiev sino Kiiv, y Jarkov -segunda ciudad de ucrania- es Jarkiv, apunta Ruiz del Árbol

Además del largo y peligroso recorrido que estas obras han pasado hasta llegar a España, las pocas obras que se pueden ver aquí son solo una pequeña representación de toda la producción de vanguardia ucraniana. Muchas obras fueron destruidas por el régimen de Stalin, que consideraba este tipo de arte «decorativo y burgués».

Tras Madrid, la exposición viajará a Colonia (Alemania), y los comisarios confían en que otros países puedan interesarse por la muestra, consideran además que las obras están más a salvo en el extranjero que en su propio país. 

Te puede interesar

Comentar ()