Detalle de una de las creaciones de Viola.

logo
Bill Viola aviva el alma de Cuenca

Arte

Bill Viola aviva el alma de Cuenca

Cuenca revive el equilibrio entre historia y vanguardia artística que ya gestó hace 50 años cuando se instaló el Museo de Arte Abstracto, el más avanzado de España en plena oscuridad del franquismo. Aquel museo que se abrió paso entre el desconcierto de los vecinos hoy rige la idiosincrasia de la ciudad que es destino obligado para los amantes del arte.

A la lista de espacios culturales, complementarios de la oferta del museo, como el Espacio Torner o las fundaciones Antonio Pérez y Antonio Saura se suma, hasta el 24 de febrero de 2019, la exposición Vía Mística del pionero del videoarte Bill Viola (1951). Sus obras cargadas de misticismo son creaciones, varias de gran formato, que ven amplificado su impacto en las sedes que la ciudad manchega ha preparado para la muestra, como la Escuela de Arte Cruz Novillo, Museo de Arte Abstracto Español en las Casas Colgadas y las antiguas iglesias de San Miguel y de San Andrés. Todas en el casco histórico.

«Esta exposición está concebidas para ayudarnos a hacer una parada en el camino, a detenernos a observar y reflexionar», ha destacado Kira Perov, comisaria de la muestra y compañera sentimental del artista . «Bill siempre mantiene que el arte es para él es el proceso de despertar el alma”, asegura.

La muestra está compuesta por un total de 16 videocreaciones que tocan temas como el amor, el dolor y la redención. Viola es una figura clave para establecer el vídeo como una forma de arte contemporáneo de peso. Un papel que no ha estado reñido con la aceptación popular de su trabajo.

Picasso del videoarte

“Los códigos de Bill Viola que más aprecia el público y la crítica se basan a mi juicio en dos claves: emoción y belleza.- explica el experto en Viola, Federico Utrera-. Sustituir el lienzo por el plasma, el pincel por la cámara y el color por el tiempo han sido su enorme cambio, como el que se produjo al pasar de la tabla a la pintura al óleo. Y aún antes, de la cueva a la madera. El arte evoluciona en sus soportes, avecina y anticipa cambios y Bill Viola es su profeta, ya lo han definido como el Picasso del videoarte».

Para el autor del libro Viola en vídeo todas sus características como creador se pueden ver en Cuenca. “Son 16 obras escogidas en cuatro coquetos ambientes distintos. Y aunque es una muestra pequeña en comparación con las últimas exposiciones de París, Bilbao y Florencia, sí que son representativas. Y lo mejor: están muy bien expuestas, dialogan muy certeramente con los espacios y los pintores que los acompañan, en particular con los informalistas y abstractos de su Museo de Arte Contemporáneo, pero también con los propios espacios sagrados”. Viola se suma al efecto de la Cuenca abstracta: “Imperdonable no conocer con esta excusa el arte de esta histórica ciudad española”, añade Utrera.