«Es la historia de una ambición desmesurada, de alguien que quiere llegar a lo más alto desde lo más bajo y no está dispuesto a seguir el camino normal», cuenta a El Independiente Daniel Calparsoro. Su ascenso Hasta el cielo resume cómo el amor es el anhelo más peligroso y cómo el crimen organizado escucha Antes de Morirme de Rosalía y C. Tangana. Los mimbres con los que el cineasta catalán ha hecho malabares han sido la acción, la calle y el expuesto triángulo amoroso que protagonizan Ángel -Miguel Herrán-, Estrella -Carolina Yuste- y Sole -Asia Ortega-. «Quería hacer una película espéctaculo, un thriller de acción romántico que estuviese enraizado en la realidad», admite.

Su nuevo largometraje cuenta con una alta dosis de investigación para meterse de lleno en «las bandas organizadas que existen en Madrid de butroneros y alucineros», un interés que le llevó a conocer «cómo operan, lo sofisticadas que son, la cantidad de dinero que mueven y cómo están entrelazadas con abogados que les asesoran para evitar penas de cárcel más altas». Rodeados de Audis, Mercedes y cadenas de oro, Hasta el cielo eleva el quinqui a los aledaños de Fabrik y la música (t)rap.

Calparsoro retrata un Madrid «oscuro, pero lleno de contrastes, desde el descampado hasta la Milla de Oro», poniendo el foco en «la corrupción transversal que está en la sombra de la ciudad», admite el director, que se considera «un enamorado» de la capital. Entre robos, mafias y blanqueo de capitales, el cineasta encierra «un relato de amor muy potente en el que las mujeres se van haciendo paulatinamente con la película».

Hasta el cielo retrata un Madrid desde el descampado hasta la Milla de Oro, poniendo foco en la corrupción transversal que está en la sombra de la ciudad

DANIEL CALPARSORO, DIRECTOR

Uno de los elementos más especiales de la cinta es la crudeza y el realismo de su reparto en una búsqueda de representar «la calle de verdad y la autenticidad». Para ello, «hicimos un casting abierto durante tres o cuatro meses, y vimos a cientos y cientos de personas», señala Calparsoro. La incursión de perfiles como Ayax, «rapero, trapero, perdona, que si me oye me corta el cuello», se autocorrige el director, o Dollar Selmouni, «dan mucha veracidad y frescura» a Hasta el cielo. «No les cogimos por ser cantantes, sino porque tenían talento», apunta.

Carolina Yuste, Luis Tosar, Daniel Calparsoro, Miguel Herrán y Adia Ortega en el rodaje de Hasta el cielo.

Un fresco de vivas personalidades

Miguel Herrán no quería protagonizar más series y buscaba reafirmarse como actor en un reto mayúsculo. «En las series llega un punto en el que haces tanto un personaje» que deja de ser un desafío. «La primera temporada es un reto, la segunda también, pero a partir de ahí llegas a rodar y lo haces», cuenta a El Independiente. Herrán buscaba «un protagonista con un arco potente», y por eso decidió no presentarse a las pruebas de Antidisturbios, la serie de Movistar+ para la que también tenía cita. «Me dijeron, prepárate mucho ese papel porque Sorogoyen es brutal, y pensé vale, primero me preparo el de Hasta el Cielo, que es la primera prueba que tengo. Cuando hice el casting no me cupo duda», admite.

Carolina Yuste, Estrella en Hasta el cielo, considera su personaje y el de Asia Ortega como «dos mujeres que conocemos y tenemos bien cerca», pero admite que para la próxima cinta le gustaría intervenir «en la trama desde el principio». «Todas las mujeres somos bastante poderosas», explica. Para Ortega, «no es falta de cariño por el resto de secuencias, pero mi favorita es la que tengo con Carol al llevarla desde una propuesta propia y sacar algo verdadero y muy puro con lo que cualquier mujer se puede sentir acompañada».

Lo que me interesa es el cine, en las series llega un punto en el que haces tanto un personaje que deja de ser un reto

MIGUEL HERRÁN

Patricia Vico -Mercedes- y Fernando Cayo -Duque- viven en extremos antagónicos de la ley. Ella «es una abogada muy eficaz que está familiarizada con este tipo de delitos y que, además de ser un poco turbia y corrupta, es una tía de puta madre», relata Vico. Cayo ha «podido conectar con la parte humana» de Duque, un policía «que sale del barrio y que sabe cuál es el medio social y la problemática que viven» personajes como Ángel. «Hablando con policías, ellos te dicen siempre que no odian a los delincuentes, porque eso les nublaría el juicio, sino que tratan de comprenderlos, de entender sus motivaciones y su modus operandi«.

Captura de Hasta el Cielo.

Dollar Selmouni no se ha «comido mucho la cabeza» para interpretar a su personaje, pues «gracias a Dios es muy parecido a mí, un poco sinvergüenza», ríe. «Nosotros no pintamos mucho, pero gracias a ellos hemos pintado. Me han dejado ser yo, con esa alegría y esos chispazos que tengo» y que ha empleado en la cinta con mucha naturalidad. «Me considero un chaval de la calle que ha conseguido todas sus metas gracias a ella, y todo joven que tenga esa sangre en las venas va a decir que es un peliculón y se va a ver reflejado en ella», admite el rapero.

Dollar también ha compuesto la canción oficial de la película junto con Mala Rodríguez, Carlos Jean y su compañera de rodaje, Carolina Yuste. Considera una gran apuesta por parte de Calparsoro y los productores el confiar en el producto nacional: «Ya que es cine español y nuestro, qué menos. ¿Que vamos a poner al Tyga de fondo?», ironiza. «Aquí ponemos made in spain que para eso es española».

No habrá éxito para los rezagados

Fun, fun, fun… pero sin estrenos. El cine espera, paciente, la ola de esperanza que porta la vacuna, por ello, las cintas continuan estirando sus fechas lo máximo posible para evitar el debacle en las salas.

«Es una película para verla en el cine, las salas son lugares seguros donde no se producen contagios y en los que se cumple el protocolo a rajatabla», admite Calparsoro, que se alegra de que Hasta el cielo no se haya llevado «directamente a una plataforma». El cine «es un sitio para disfrutar, mucho más que un restaurante o un bar. La seguridad no me preocupa, pero en cuanto a afluencia de público, creo que es necesario que haya películas atractivas que a la gente le apetezca ver».

Si hay más estrenos la gente tendrá más ganas de ir al cine, pero para eso se necesitan películas

PATRICIA VICO

«Es la pescadilla que se muerde la cola, si hay más estrenos la gente tendrá más ganas de ir al cine, pero para eso se necesitan películas. Me parece muy valiente por parte de los productores haber estrenado, necesitamos disfrutar un poco de la vida y el cine es eso», cuenta Patricia Vico.

Entre un chándal Gucci y una escalada social hasta lo más alto de las cuatro torres madrileñas, Hasta el cielo habla de la corrupción que se gesta en viajes a Ibiza y liderada por jóvenes con la aspiración de dominar el mundo a golpe de atraco.