Premios Goya

Cine Entrevista | Presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Mariano Barroso ante un ‘No a la guerra’ en los Goya: “No me preocupa, no vamos a intervenir”

Mariano Barroso.

Mariano Barroso. Academia de Cine | Alberto Otega

El presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España es el máximo representante de un gremio muy singular que a menudo pone a su cargo en medio de fuegos cruzados por polémicas. Mariano Barroso afronta una nueva edición de los Premios Goya – de los que él cuenta con tres- en un buen momento para producción audiovisual y un momento crítico para las salas de cine que todavía no han recuperado el nivel de espectadores que había antes de la pandemia. Valencia es la capital de acogida de la 36 edición de los galardones, una vez más fuera de Madrid, una descentralización que asegura les ha venido muy bien. La gala coincidirá con una escalada militar en la que está inmersa España, una combinación que en el pasado reciente tuvo consecuencias en la imagen del colectivo por una parte de la sociedad. Pero el presidente se mantiene al margen «cada uno es libre de decir lo que considere cuando tenga la oportunidad de hacerlo», afirma.

Pregunta: ¿Cómo sale la industria del cine de la crisis del Covid?

Está costando que vuelva la gente a las salas en la misma medida que estaban yendo antes, porque esta pandemia ha cambiado los hábitos y todavía hay incertidumbre, no sabemos hasta cuando es definitivo o si es temporal este cambio en los hábitos de ver películas. Están intentando retomar la actividad, este fin de semana una película española, La abuela, ha sido la más vista.

La producción se ha reactivado, hay mucha producción, sobre todo en plataformas que es el gran agente productor de los últimos años. Han revolucionado la actividad con mucha producción.

Respuesta: ¿Se alcanzará un equilibrio entre la buena noticia de la producción de las plataformas y recuperar las salas? Que una cosa no aniquile a la otra por ese cambio de hábitos. 

Quién sabe, estamos en el ojo del huracán. Estamos saliendo de la tormenta perfecta, no sabemos todavía, en qué medida vamos a salir transformados en cuanto a la manera de disfrutar del cine. Hasta qué punto vamos a seguir viendo cine como los hemos conocido siempre, como un fenómeno en el que se produce un encuentro colectivo y se disfruta de forma colectiva de las mismas emociones y en los mismos tiempos.

La gente del cine, por suerte, estamos acostumbrados a vivir en la incertidumbre, si hay algo que nos define es la incertidumbre; la inestabilidad tanto a nivel laboral como en cuanto a los cambios. Vivimos en la era de lo audiovisual así que cualquier cambio nos afecta muchísimo y ahora se viven cambios casi a diario. Cambios que van desde la exhibición a la producción, con lo cual estamos en plena evolución. La gente está volviendo a las salas pero no sabemos cuál va a ser la foto final. Pero es cierto que la gente está viendo más producción audiovisual que nunca, en distintas ventanas. Lo que está por ver es si se asienta un modelo o el otro. Yo creo que van a convivir. La gente sigue yendo a las salas, en menor medida, pero siguen yendo.

P: ¿Los blockbuster siguen siendo fundamentales para la industria?

R: Para la exhibición y para la producción son los que tiran de todo el público y de las cifras. 

P: José Sacristán es el Goya de Honor este año. ¿Cuida bien el cine español a sus miembros?

R: Hago mía la definición de Sacristán de lo que es el éxito que es seguir trabajando a su edad. Eso es el éxito, el público está con él. Nosotros nos proponemos hacer las mejores películas, contar las historias de la mejor manera que sabemos y lo que queremos es que el público las vea. El reconocimiento, bueno, todos queremos más, no sólo la gente del cine. Hay muchas personas en nuestro sector que se han ganado el cariño y el reconocimiento del público. El año pasado fue Ángela Molina, el año anterior, Pepa Flores y el anterior Chicho Ibáñez Serrador, gente muy importante de nuestro cine y nuestro país.

P: ¿Es agradecido o complicado ser el representante de tus compañeros? Porque no siempre ha sido fácil.

R: Para mi es un privilegio representar a mis compañeros y el reto es estar a la altura, porque es un colectivo muy diverso y con muchas sensibilidades distintas. No es fácil, pero nadie dijo que las cosas tenían que ser fáciles, es un reto bonito. Estamos haciendo muchas cosas, estamos muy activos pese a la situación.

Mariano Barroso.
Mariano Barroso. Academia de Cine | Alberto Otega

P: Sacristán en el anuncio de esta edición de los Goya va explicando las películas nominadas a la gente ¿Hay que explicar qué es el cine español?

R: El cine español son tantas cosas, y es tan difícil explicar en un sólo concepto que justamente es, a mi modo de ver la gran riqueza, su diversidad. Cuando ves todas las películas de los Goya te das cuenta de que cada película es un mundo, un universo diferente de la anterior. Y esa es la maravilla del cine español.

P: ¿Ha sido un acierto abandonar Madrid para celebrar los Goya?

R: Para nosotros es un acierto total, porque vamos allí donde nos sentimos queridos y bien acogidos. Valencia está siendo impecable, tanto por la actitud del Ayuntamiento como de la Generalitat, como por la gente. Se nota cuando vas a un sitio que te recibe con los brazos abiertos. Es bueno descentralizar y recorrer los lugares donde no sólo se ve cine, sino que hay muchos cineastas que tenemos que son de Valencia, con goyas o sin ellos. Igual que hay de Sevilla y de Málaga.

P: Los espectadores se reían en Madres paralelas de Almodóvar cuando el personaje de Aitana dice que es una actriz apolítica. ¿Es posible un cine español aséptico ideológicamente? O no tiene por qué serlo. 

Las ideologías separan, lo que no quiere decir que no tenga por qué haber ideologías».

Mariano Barroso

P: No tiene por qué serlo. El lenguaje del cine no es el de las ideologías es el de las emociones, tienen la gran cualidad de unir a la gente. Es decir, la risa, el miedo, el llanto y la ternura unen a las personas. Las ideologías separan, lo que no quiere decir que no tenga por qué haber ideologías. Cada uno tenemos la nuestra, pero en  lo esencial -y este es uno de nuestros privilegios- nos dedicamos a un medio con un lenguaje que se basa en las emociones. El sentido de la academia es la solidaridad, lo colectivo y estar unidos por un proyecto que es de todos, pero no somos de una ideología o de otra, lo nuestro son las emociones.

P: Hay una nueva edición de los Goya con una guerra en ciernes. ¿Habrá mensajes contra la guerra? ¿Te preocupa que se repita el ‘No a la guerra’ que tuvo sus consecuencias políticas y sociales?

R: No me preocupa en absoluto que la gente esté en contra de la guerra, no vamos a intervenir en lo que la gente quiera decir o no quiera decir. Es una gala de los Goya, pero cada uno es libre de decir lo que considere cuando tenga la oportunidad de hacerlo. 

Te puede interesar

Comentar ()