Dos días después de que el operador de telecomunicaciones Fi Networks anunciara su decisión de retirar su publicidad de Gran Hermano VIP, como consecuencia del presunto abuso sexual que sufrió la concursante Carlota Prado en noviembre de 2017, Mediaset España ha difundido un duro comunicado en el que ha lamentado la «confusión creada por la campaña denigratoria» contra este reality show, que, a su juicio, está siendo avivada de manera desleal desde los espacios y programas informativos de Antena 3, LaSexta, Onda Cero y algunos de sus portales verticales, a los que también se suma el diario La Razón, con el que comparte accionista el grupo editor.

En el texto, la compañía se compromete a» trabajar responsablemente» para superar esta situación a la mayor brevedad posible, «protegiendo uno de los programas preferidos por la audiencia española».

El grupo audiovisual del Ibex 35 afirma en el texto que permanecerá atenta a «los resultados de la investigación y al esclarecimiento total de los hechos, respetando la intimidad de las personas afectadas»; y reitera su compromiso contra todo tipo de abusos.

«El caso se encuentra en manos de la justicia, en un proceso del que Mediaset España no forma parte ni ha sido llamada a declarar», concluye.

Hay que recordar que, durante los últimos días, han anunciado su decisión de retirar la publicidad de este programa Fi Networks, Nestlé, Carretilla, Mediamark, Tous, Telepizza, Adeslas, Postres Reina, HolaLuz, Milar, Affinity Petcare y GSK.

En las redes sociales, han sido varios usuarios los que han difundido listas de anunciantes y les han solicitado que tomen medidas contra el programa.

Comunicado de Zeppelin

En otro comunicado emitido casi en paralelo a Mediaset, la productora del programa, Zeppelin, se ha comprometido a revisar sus protocolos en Gran Hermano «para abordar posibles situaciones de vulneración de derechos». Asimismo, ha lamentado y reconocido el error que cometió al pedir a Carlota Prado que observara en el ‘confesionario’ de la casa de Guadalix de la Sierra las imágenes del presunto abuso.

«Gran Hermano insiste en condenar y en denunciar relaciones sexuales no consentidas y por tanto establecerá nuevos límites y medidas en su objetivo de tolerancia cero ante estas situaciones», ha apuntado.

Asimismo, ha concretado que revisará la privacidad del confesionario, así como la instauración de una política de «cero alcohol» y el refuerzo de la atención de los concursantes, tanto dentro como tras su salida del concurso.