El museo Bundeskunsthalle de la ciudad alemana de Bonn ha defendido la exposición organizada en torno al cantante Michael Jackson, que abrirá sus puertas este viernes 22 de marzo, en medio de una tormenta de acusaciones de abuso sexual infantil contra la superestrella del pop estadounidense, fallecida hace diez años. “Especialmente ahora, cuando han salido a la luz nuevas acusaciones de abuso, es importante volver a evaluar al ‘Rey del Pop'”, ha señalado el director de la Bundeskunsthalle en la ciudad occidental de Bonn, Rein Wolfs.

Wolfs ha defendido que, lejos de tratarse de un homenaje, la exposición muestra a Jackson desde “ángulos variables, incluso críticos”. “Creo que es mejor tener una plataforma que permita la discusión en lugar de simplemente extinguir una memoria cultural”, ha señalado. La muestra, titulada Jackson: On the Wall, fue desarrollada por la National Portrait Gallery de Londres y producida en colaboración con Jackson Estate.

Las acusaciones provienen de Leaving Neverland, una película en la que dos hombres, James Safechuck, de 40 años, y Wade Robson, de 36 años, cuentan cómo el cantante, quien murió en 2009, los maltrató cuando eran niños. A pesar de la participación de Jackson Estate en la exposición, Wolfs ha indicado que el museo no evitará las preguntas sobre acusaciones de abuso. “Siempre estará presente un experto en arte, quien podrá hablar con los visitantes sobre las acusaciones”, ha dicho.

Además, también habrá una declaración al comienzo de la exposición sobre Leaving Neverland, con la que el museo destaca que las acusaciones hechas por las presuntas víctimas son “impactantes”, por lo que considera su “responsabilidad no ignorar este tema”.