La ensayista y narradora Siri Hustvedt (1955) ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de las Letras. Hustvedt, estadounidense de padres noruegos, destaca sobre todo como novelista pero también cuenta con libros de poesía, ensayo y una larga trayectoria en investigación sobre todo en el ámbito del psicoanálisis, labor por la que fue reconocida con el Premio Internacional Gabarrón de Pensamiento y Humanidades del año 2012.

Aunque nació en  Minnesota, a finales de los años 60 su familia de mudó a Europa durante una temporada. Hustvedt cuenta que sería en una de las vacaciones de verano con sus padres cuando decidió que quería ser escritora, aunque llevaba ya años escribiendo poesía. Comenzó a leer desaforadamente durante sus años en el instituto y al acabar se decantó por estudiar Historia en St. Olaf Collage y después Filolofía inglesa en la Universidad de Columbia.

Antes de cumplir 26 publicó su primer poema en la revista The Paris Review. Su primera novela, Los ojos vendados, se publicó en 1992. Le siguió El hechizo de Lily Dahl y sería en 2003 con Todo cuanto amé, su tercer libro, cuando la escritora consiguió el cariño del público y de la crítica. Casada con el también escritor Paul Auster, hasta entonces había sido conocida como la mujer de, pero aquella novela la sitúo en el panorama literario a nivel internacional.

Su carrera despegó y su visión del mundo, desde una perspectiva feminista y critica ante la falta de apoyo a las mujeres en el mundo de la cultura, llenó titulares, además de ser protagonista de multitud de conferencias. Elegía para un americano, El verano sin hombres y Un mundo deslumbrante serían sus siguientes libros, que en castellano nos han llegado de la mano de Anagrama.

En 2017 publicó un conjunto de ensayos que había escrito de entre los años 2011 y 2015. Bajo el título La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeresSeix Barral, reflexionaba sobre el desprecio de los hombres al arte creado por mujeres, además de incluir varias conferencias propias que aseguró nacían de su interés por la ciencia y el cerebro, dos sobre neurología, ámbito que ha estudiado y sobre el que imparte clases en la universidad, y una sobre la figura del filósofo danés Soren Kierkegaard.

«Saber sobre ciencia ha dado flexibilidad a mi cerebro y es algo que está al alcance de todo el mundo. Sólo hace falta un pequeño esfuerzo y ganas de aprender. Tampoco podemos olvidar que las ciencias tienen una conexión con la filosofía y que también necesitan de las humanidades», confesó en una entrevista sobre aquella publicación.

Este año, en 2019, ha llegado a las librerías Recuerdos del futuro, Seix Barral, su última novela en la que ficciona sus recuerdos de cuando era estudiante en Nueva York a finales de los años 70. Esta novela, que ha sido uno de los libros de ficción más vendidos en nuestro país en el último mes, ha sido ilustrada por la propia Hustvedt.

Hustvedt se mostó muy crítica con la elección de Donald Trump y alertósobre un «retroceso» del feminismo en la sociedad actual.

Jurado

El jurado está integrado por Xosé Ballesteros Rey, Xuan Bello Fernández, Blanca Berasátegui Garaizábal, Jordi Gracia García, Lola Larumbe Doral, Antonio Lucas Herrero, Carmen Millán Grajales, Santiago Muñoz Machado, Rosa Navarro Durán, Leonardo Padura Fuentes, Pablo Remón Magaña, Laura Revuelta Sanjurjo, Ana Santos Aramburo, Íker Seisdedos García, Diana Sorensen, Juan Villoro y Fernando Rodríguez Lafuente.

Este galardón recayó el pasado año en la escritora francesa Frédérique Audoin-Rouzeu (París, 1957), considerada como la reina del género negro en Europa bajo el seudónimo Fred Vargas.

El Princesa de Asturias de las Letras ha distinguido en otras ocasiones a autores Adam Zagajewski, John Banville, Antonio Muñoz Molina, Leonard Cohen, Paul Auster, Claudio Magris, Arthur Miller, Doris Lessing, Augusto Monterroso o Günter Grass.

Ese año se han concedido el de las Artes, al dramaturgo inglés Peter Brook; el de Comunicación y Humanidades, al Museo del Prado; el de Cooperación Internacional, al profesor Salman Khan y la plataforma por él creada Khan Academy, y el de Deportes, a la esquiadora Lindsey Vonn.