Si el año pasado el Premio Planeta recayó sobre Javier Cercas, un peso pesado de Alfaguara, un sello de la competencia, este año el galardón más cuantioso de las letras españolas se ha quedado en una autora de la casa. Eva García Sáenz de Urturi ya conoce bien a la editorial y no teme la maratón promocional del Premio Planeta que acompaña al ganador de cada edición. Su Trilogía de la ciudad blanca ha sido todo un entrenamiento para que esta alavesa afincada en Alicante afronte el reinado con muchas ganas.

Esa maratón promocional arranca desde el momento en que se anuncia el premio y, sin descanso, a primera hora de la mañana, atiende a El Independiente mientras desayuna en un hotel de Barcelona. Asegura que está encajando la avalancha del premio “muy bien”. Ella fue la protagonista de una gala atípica marcada por las medidas de seguridad y tiene claro que la gira para presentar su novela Aquitania, lo será también. “Pero todavía estoy en esa nube con las pilas de entrevistas, creo que cuando llegue a casa en Alicante y repose el fin de semana me va a dar tiempo a atender a todos los míos y todas las llamadas y darme un poco cuenta de la envergadura del hito”, asegura. Pero la gira no le da miedo desde 2016 ha hecho una, anualmente, con sus novelas. Algo que ha compaginado, siempre, con la escritura de la siguiente novela. 

La ganadora del Planeta es una trabajadora incansable: “entregué Los señores del tiempo un 31 de mayo de 2018 y el 1 de junio ya empecé con Aquitania a trabajarlo”. En octubre paró las promociones y se encerró a escribir el primer borrador en su casa de Alicante. “Es una ciudad muy abierta, la gente vive y deja vivir, por ejemplo, Vitoria es mucho más cerrada con sus cuadrillas y sus rituales familiares, y Alicante tiene eso de cosmopolita, están acostumbrados a que la gente sea de cualquier sitio y no se pregunta, así que entre el clima, la calidad de vida y que es barato es una maravilla para vivir y para escribir. Puede ser todo lo tranquilo que quieras y todo lo movido que quieras”, añade.

Comparte el reinado del Planeta con Sandra Barneda a la que no ha leído, “pero me voy a leer Las hijas del agua, asegura. “La verdad es que quien te toque de compañero es una experiencia, porque tienes que compartir tanto. No sé cómo va a ir, porque no sé si viajaremos juntas, no sé si nos afectarán los confinamientos..”.

La pandemia nos ha colocado frente a un espejo, sobre todo esta segunda ola»

La incertidumbre de la crisis del coronavirus que nos rodea también afecta a las ganadoras de este año.  Sáenz de Urturi ya asume que es “la Premio Planeta de la pandemia”, como ella misma dice, así que le preguntamos por cómo ve la situación. “La pandemia nos ha colocado frente a un espejo, sobre todo esta segunda ola, no podemos ir con el dedo acusador diciendo si lo están haciendo mal nuestros dirigentes porque si algo tiene la pandemia es que la responsabilidad va a ser desde individual hasta institucional. Y todos estamos fallando”, reflexiona. 

Que ser mujer no sea noticia

Las ganadoras de este año son la cuarta pareja de mujeres que ganan los Planeta, algo que no destaca como algo relevante. “Será buen síntoma cuando ese hecho no sea destacable. El año pasado fueron dos hombres con novelas protagonizadas por hombres y no hubo un solo titular de dos hombres ganan el Premio Planeta con novelas masculinas, algo que este año hemos podido ver con titulares como dos mujeres ganan el Planeta con dos historias de mujeres, etc. Cuando no sea noticia será buen síntoma”, asegura.  “A mi me da igual el género, quien escribe no es mi género, son mis experiencias, la cultura que tengo y demás. De hecho todos los protagonistas de mis novelas eran hombres. Es la primera vez que me atrevo con una protagonista femenina”, afirma. 

La novela está escrita en cuatro voces una es de Leonor, otra es la de su tío y amante Raymond de Poitiers, otra es el punto de vista del rey y marido de Leonor, Luis el joven y el cuarto es un narrador omnisciente que desvela, “prevalecen las voces masculinas, pero se destaca si hay una mujer en medio”, añade.

Aquitania no continuará, sus lectores sí

Aquitania nace para ser justo la historia que es, es un thriller, no es una biografía novelada, no nace con la intención de novelar toda la vida de Leonor de Aquitania que son 83 años, parto del momento en que se queda huérfana con 13 años, hasta que va a las cruzadas que ya tiene 27”, explica la escritora. Los primeros pasos políticos de la poderosa Leonor de Aquitania (1122-1204) son el contexto para desarrollar un thriller en la Europa de hace 800 años. “Pero es una novela histórica, es un thriller ambientado en el medievo”, subraya. La escritora al recoger el premio la describió como un homenaje a El nombre de la rosa de Umberto Eco. 

El millón de lectores que me sigue desde hace una década, sé que me van a seguir con Aquitania«

Lo que sí espera que tenga continuidad es la fidelidad de sus lectores. “El millón de lectores que me sigue desde hace una década, sé que me van a seguir con Aquitania, porque la manera de escribir es la misma, si se han encariñado con los personajes de la ciudad blanca, con Aquitania , con Leonor, con Luis, con Ray se van a enamorar de ellos también. Yo sé que esos lectores son seguidores de grandes historias, son lectores que me han seguido en distintos géneros. Si con el Planeta voy a ganar más lectores eso es algo que veré ahora”.

Lo que le ha dado muy buen pálpito han sido las críticas recibidas por el jurado del Planeta, “son personas mucho más mayores que el perfil mío de lectores. Estaban tan contentos con Aquitania que decían que llevaban tiempo sin emocionarse con una novela y que se la van a volver  leer”, cuenta con orgullo. “Si a estos lectores tan cultos, que han leído todo en su vida se han emocionado con esta novela, sé que, posiblemente, gane muchos más lectores”.