'Garçon à la pipe', Pablo Picasso 1905

'Garçon à la pipe', Pablo Picasso 1905

Arte | Cultura

Cuando Picasso reventó el mercado y desbancó a Van Gogh

'Garçon à la pipe', Pablo Picasso 1905, se posicionó tal día como hoy hace 18 años como el cuadro más caro en la historia del arte

Adjudicado. El martillo cae a plomo sobre el atril y la prestigiosa casa de subastas Sotheby´s cierra la puja en 104,186 millones de dólares. Garçon à la pipe (1905) de Pablo Picasso, se convirtió el 5 de mayo de 2003 en el cuadro más caro en la historia del arte.

La obra del artista malagueño desplazó de la privilegiada primera posición a El doctor Paul Gachet (1890), Vincent Van Gogh. La pieza del autor holandés fue vendida por 82,5 millones de dólares en 1990 en Christie´s, principal rival de la otra gran casa de subastas del mundo del arte.

José Lebrero, director artístico del Museo Picasso de Málaga, ha explicado en conversación con El Independiente algunos de los motivos que situaron en tal posición al lienzo. «Picasso es uno de los artistas más prolíficos del siglo XX. El nivel medio de su obra es muy alto», comenta Lebrero, que destaca «su luz icónica como personaje famoso y artísticamente revolucionario».

Un Picasso es un valor seguro

José lebrero

Garçon à la pipe llegó a manos de John Hay Whitney por 30.000 dólares en 1950, cuando el norteamericano era embajador en Reino Unido. Whitney murió en 1982 y, dos décadas después, su mujer puso a la venta el lienzo. El nuevo propietario, anónimo, apostó como nunca antes nadie lo había hecho y consiguió hacerse con la pieza por 34 millones dólares sobre el precio de salida. Lebrero argumenta: «Un Picasso es un valor seguro. La obra de la que hablamos pertenece a una época con pocos ejemplares».

Picasso «era trabajador y polifacético. Además de miles de cuadros, hizo dibujos, cerámicas, arcillas y grabados». Lebrero apunta a que el malagueño «fue profesional prácticamente desde los nueve años hasta que murió con más de 90». Hay una elevada cantidad de trabajos de Picasso; sin embargo, su denominada etapa rosa es la más cotizada.

«El mercado del arte, como tantos otros, funciona en parte por la ley de la oferta y la demanda. Se perdió la pista de muchos cuadros de está época de Picasso porque se vendieron muy deprisa a colecciones privadas. Esto hace que sean difíciles de encontrar y de que salgan al mercado» señala Lebrero. El cuadro data de 1905, cuando el joven Pablo Picasso de 24 años está recién asentado en París y trabaja sin descanso desde el barrio de Montmartre.

Las piezas que llevan un extenso período -53 años en este caso- fuera del mercado ganan valor cuando están disponibles. La obra vale más porque hay pocos ejemplares de su época y los que hay no salen al mercado. Su exclusividad aumenta el interés en ella.

Desde 1990 el mercado del arte ha sido objeto de un aumento exponencial, ya que se ha revalorizado gracias a su poder como inversión. La figura de Picasso se distinguió como una de las favoritas de aquellos que querían poner su dinero a buen recaudo. «Antes el mercado del arte se concentraba en Europa y EEUU. Actualmente, Asia tiene una gran importancia debido al crecimiento astronómico de su economía» afirma Lebrero.

Comentar ()