El editor Xavier Folch, fundador de Empúries en 1983 y que también fue un activo militante antifranquista, ha fallecido este jueves a los 83 años, según han confirmado a Efe fuentes del sector editorial catalán.

Nacido en Burgos en 1938, se licenció en ciencias económicas por la Universidad de Barcelona, iniciando su trayectoria como editor en el año 1968 en Ediciones Ariel y siendo cofundador, en 1976, de la editorial Crítica, especializada en ciencias sociales.

En un acto de homenaje celebrado en 2008, cuando cumplió 70 años, rememoró cuando en 1983, junto con un grupo de amigos como Miquel Horta, a quien le acababa de tocar una quiniela, Pere Portabella, Enric Folch y el pintor Antoni Tàpies, decidieron unirse para crear una nueva editorial en catalán, Empúries, cuyo primer título data de 1984.

Folch recordaba los primeros libros que editó del poeta Joan Vinyoli, así como otros de un entonces novel Josep Maria Fonalleras o del valenciano Josep Palacios.

En declaraciones a Efe, el actual editor de Empúries, Josep Lluch, le ha considerado como un «editor imprescindible, porque al frente de Empúries hizo un papel muy diferente al de otros sellos del momento, al apostar por una editorial moderna con la prioridad de que conectara la cultura catalana con la modernidad internacional».

A su juicio, a lo largo de su trayectoria potenció a «autores catalanes con un nivel de exigencia importante y los quiso conectar con los corrientes y autores que despuntaban fuera».

Siempre, ha proseguido Lluch, «valoró a los autores inquietos, que aportaban cosas nuevas, fijándose en escritores como Enric Casasses, Biel Mesquida o Josep Maria Fonalleras».

Para Josep Lluch, Xavier Folch «es la persona que coge la tradición ‘Noucentista’ y la pone al día, la actualiza, siempre partiendo del trabajo bien hecho, la obra que queda, la modernidad».

Tampoco ha dejado pasar su «militancia social y política», militante del PSUC, participante en la Caputxinada, o diputado en el Parlament de Cataluña en la primera legislatura (1980-84), cuando abandonó el partido.

Entre los años 2004 y 2006 fue nombrado por el gobierno presidido por Pasqual Maragall, de quien fue muy amigo, director del Institut Ramon Llull, donde trabajó para que la literatura catalana fuera la invitada de honor de la Feria del Libro de Fráncfort en el año 2007.

Poseedor de la Creu de Sant Jordi desde el año 2003, estaba casado con Dolors Folch y era padre del también editor Ernest Folch.

Formó parte entre los años 2007 y 2013 del consejo editorial de Grup 62 y, según Josep Lluch, con quien mantenía un contacto constante, que ha disminuido en el último año por la pandemia de coronavirus, aunque estaba en un segundo plano «estaba al caso de todo».

En su trayectoria también fue director de la revista Nous Horitzons y miembro de la junta del Gremio de Editores de Cataluña, además de presidente de la Fundación Catalunya Segle XXI y miembro del consejo asesor de la Fundación del Fútbol Club Barcelona. En 2015 firmó un manifiesto en apoyo de Barcelona en Comú.

Nada más conocerse su deceso, después de que su amigo Jordi Sànchez, que ayer fue indultado por el Gobierno español, lo haya dado a conocer a través de su cuenta de Twitter, numerosos amigos y personalidades de la cultura catalana han mostrado su pesar.

Sànchez ha desvelado que anoche mismo escuchó a «un hombre inmensamente feliz al sabernos libres. Él ha sido una gran persona. Hombre digno, íntegro, culto. Uno de los imprescindibles del país. Hoy la alegría de ayer se ha vuelto tristeza. El amigo Xavier Folch, nos ha dejado. Te debemos tanto Xavier…».