Cultura

'La Maja desnuda' o 'El nacimiento de Venus', el porno se ‘adueña’ de las grandes obras de arte

Una venus desnuda de Goya, y otra de Boticelli. Tres diosas de Rubens abrazadas entre la cornucopia y la rama de un árbol que parece asomar a Cupido, o el sexo y vientre de una mujer de Courbet en El origen del mundo. Arte erótico, pornografía o ambas cosas a la vez, porque los códigos entonces vigentes, que reservaban -o al menos toleraban- el desnudo al ámbito de las grandes escenas mitológicas y puramente artísticas, hoy son empuje a la masturbación y a la búsqueda del placer.

«Algunas personas piensan que los museos son aburridos o estirados. Pero ¿Y si te dijéramos que albergan una colección de porno de valor incalculable?» Así y esperando respuesta en forma de visitas y gemidos, la plataforma de contenidos pornográficos Pornhub ha lanzado la campaña Classic Nudes, que recoge y da vida a más de 120 históricas obras de arte. Desde el cuadro cumbre del Renacimiento florentino El nacimiento de Venus (1485) de Botticelli, hasta Las venus de Urbino de Tiziano (1534), Adán y Eva (1507) de Alberto Durero o La Odalisca morena de François Boucher. Todas, son ahora «las escenas más calientes de la historia».

Y es que «puede que el porno no se considere arte, pero algunas obras de arte definitivamente lo son», dice el portal web propiedad de la compañía luxemburguesa MindGeek Holding, que, a voz de la conocida artista ítalo-húngara y leyenda de los contenidos pornográficos Cicciolina, y en forma de guía interactiva, da a conocer obras de contenido erótico que se exponen en la actualidad en museos como El Prado de Madrid, el Louvre o el Museo d’Orsay en París, el MET de Nueva York, la National Gallery de Londres o la Galería de los Ufizzi de Florencia.

Puede que el porno no se considere arte, pero algunas obras definitivamente lo son»

asa akira

Classic Nudes, permite a los usuarios visualizar las colecciones pinacotecas más sensuales de estos seis museos con podcast descriptivos de cada pintura y con algunos vídeos representados por actrices de cine para adultos que recrean las escenas en una intención por «apreciar la desnudez en el arte y la representación del cuerpo desnudo en todo su esplendor artístico», señala la embajadora de marca de Pornhub y conductora de la campaña, Asa Akira.

«Hay todo un tesoro en el arte erótico alrededor del mundo que representa desnudos y orgías. Estas obras de arte muy anteriores a Internet están disponibles en museos que ahora finalmente podemos volver a visitar con el levantamiento de las medidas frente a la Covid. Así que, cuando la gente vuelva a dirigirse al Louvre o al MET, solo tiene que abrir Classic Nudes y yo seré su guía. Es momento de olvidarse de esas aburridas audio guías y disfrutar conmigo de cada pincelada de estas obras maestras del erotismo», añade en el mismo portal.

Haciendo gala de la creatividad que acompaña a sus acciones publicitarias, Pornhub ha utilizado para esta campaña una iniciativa que utiliza la tecnología de inteligencia artificial moderna y el aprendizaje automático para restaurar películas eróticas centenarias en un «excitante» tecnicolor.

Los museos, categóricos: «Somos ajenos a esta iniciativa»

La campaña, apoyada por los más de 130 millones de visitantes de Pornhub y 76 millones de miembros activos mensuales, ha sido sin embargo foco de críticas y polémica entre las Galerías de arte más prestigiosas y conocidas mundialmente: «Somos ajenos a esta iniciativa. De ninguna manera se puede hablar de colaboración porque la hemos conocido cuando estaba ya en el aire y saca ventaja de un terreno pantanoso al intentar blanquear una actividad que es muy cuestionable», explican desde el Museo del Prado a La Sexta.

Pero el del Prado no ha sido el único museo que se ha pronunciado al respecto. La Galería de los Uffizi, en Florencia, ha pedido al portal la retirada de su campaña, anunciando incluso un requerimiento legal al no pedir permiso para utilizar sus obras con fines comerciales: «Es uno de los muchos casos de uso comercial de nuestras imágenes sin autorización. Siempre nos movemos de la misma manera: Hay una ley precisa y queremos que se respete. Nadie ha otorgado autorizaciones para la operación o uso de las obras de arte. En Italia, el código del patrimonio cultural establece que para utilizar imágenes de un museo, obras comprimidas con fines comerciales, es necesario tener el permiso, que regula los métodos y fija la tasa relativa a pagar», ha explicado un portavoz del museo florentino.

Del mismo modo, el Museo Louvre de París también se ha pronunciado: «Pornhub ha escuchado a nuestros abogados, esperamos que las obras sean retiradas de inmediato».

Te puede interesar

Comentar ()