Cultura LA COLECCIÓN QUE TRATÓ DE DESTRUIR ALEJANDRO MAGNO

El tesoro fenicio único en el mundo que los museos públicos andaluces no quieren exhibir

El empresario malagueño Vicente Jiménez rompe negociaciones con la Junta de Andalucía y exhibirá su colección de figuras de terracota fenicias en su propio museo. Una fortuna de valor incalculable que procede de un naufragio frente al actual Líbano

Vicente Jiménez posa con su colección de piezas fenicias E.I.

Sobrevivieron dos milenios alojadas en el lecho marino y ahora han sorteado unas duras negociaciones cuyo naufragio el dueño del tesoro confirma en conversación con El Independiente. Vicente Jiménez Ifergan, un coleccionista de madre judía y padre cristiano, posee una colección única en el mundo: cerca de 200 estatuas de terracota fenicias, un trasunto mediterráneo de los soldados de terracota de Xian en China. Una «rara avis» que deseaba ceder temporalmente a la Junta de Andalucía y que finalmente exhibirá él mismo en su galería privada, en el centro de Málaga.

“Las negociaciones con el Gobierno andaluz están rotas. Las garantías jurídicas que me quieren dar no son aceptables bajo ningún concepto. Doy por rotas las negociaciones”, indica a este diario Jiménez, un empresario malagueño que aspiraba a exponer sus obras, fruto de más de una década de búsqueda detectivesca, en las salas de un museo público de la capital de la Costa del Sol. El mecenas lamenta que “algunas partes” en la administración autonómica hayan impedido alcanzar un acuerdo ante su demanda de reconocer la colección como «única e indivisible».

“Mi plan, en cualquier caso, sigue adelante. Tengo un compromiso con Málaga y los malagueños y soy un hombre de honor y dignidad. Abriré el nuevo espacio expositivo en mi museo en enero”, avanza el veterano coleccionista, un viajero empedernido, que completó hace unas semanas medio año de navegación por el Mediterráneo y acaba de regresar de Polonia. Las joyas que han centrado las disputas de los últimos meses son un cotizado vestigio de una civilización, la fenicia, en la que campa a sus anchas la desmemoria.

“La colección de terracotas fenicias es única en el mundo y está compuesta por 300 piezas que he ido recopilando en los últimos años. El primer lote que compré estaba compuesto por 42 obras. Con los años he ido investigando y reuniendo el resto de la colección por el mundo entero”, relata un amante del arte que se pateó el globo terráqueo en busca de las piezas, con la pasión de quien recompone un puzzle en el que nadie ha reparado y salda una deuda con la Historia.

Resultó un auténtica sorpresa bajar a aquel sótano, abrir la puerta y encontrarme con una magnífica colección de terracotas fenicias”

Jiménez -un empresario del sector inmobiliario nacido en Casablanca, crecido en Málaga y vinculado a Israel- cayó en las redes de esta peculiar colección a través de un amigo coleccionista afincando en Londres. “Me telefoneó y me dijo que un conocido quería desprenderse de una colección de terracotas. Me subí a un avión y me fui a su casa. Resultó un auténtica sorpresa bajar a aquel sótano, abrir la puerta y encontrarme con una magnífica colección de terracotas fenicias”, rememora.

Un documento insólito

Entre las cuatro paredes de aquella bodega se topó con una sucesión de figuras votivas, representaciones de personas de carne y hueso que una vez poblaron el actual Líbano. “En lugar de fotografías, la gente se hacía esculturas”, advierte. Allí comenzó un viaje planetario a la caza del resto de las estatuillas. “Más tarde entré en contacto con otros coleccionistas en Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra e incluso Hong Kong. Poco a poco fui adquiriendo la totalidad de las piezas que iban en aquel pecio. Calculo que es más del 90 por ciento de lo que sobrevivió”.

    • Compartir

    Rostros de maternidad

    Se trata del templo de Astarté, el de las mujeres. Son maternidades, representaciones de deidades femeninas embarazadas y/o con un niño en brazos. Las que están desnudas son la propia diosa Astarté y la figura central de la parte inferior es la representación de un parto fenicio con la gestante en el centro sentada en una silla y dos asistentes al parto a ambos lados.

Las figuras proceden de un naufragio que debió producirse hacia el 332 a.C. cuando Alejandro Magno, hastiado por la determinación del enemigo y la imposibilidad de penetrar en fortalezas, ordenó un asedio sobre Tiro, la mayor de las ciudades-Estado de los fenicios. Durante los siete meses siguientes, su población -unas 40.000 personas- protagonizó una resistencia numantina. Se mantuvo firme pese al horror que provocaron catapultas y ballestas. El macedonio logró torcerles el brazo con ayuda de la flota capturada en enclaves próximos. Su ejército hizo desvanecer las defensas de la urbe, que se extendía por la costa y una isla aneja.

Los fenicios mordieron el polvo y padecieron una vendetta atroz: la villa fue arrasada; 6.000 combatientes fueron asesinados intramuros; otros 2.000 acabaron crucificados en la playa y 30.000 ciudadanos -entre ellos mujeres y niños- fueron vendidos como esclavos. En medio de la guerra, tres barcos consiguieron zarpar con cientos de estatuas de terracota, representaciones de los difuntos que una vez buscaron la protección divina en el templo de Tiro. “Todas las informaciones apuntan a que las piezas, elaboradas en los talleres de Tiro para venerar a sus dioses, fueron sacadas de la ciudad antes de que ésta fuera conquistada por el ejército macedonio”, apunta el malagueño.

    • Compartir

    Barcas

    El universo del mar y la navegación. Algunas piezas muestran incluso representación de sus tripulantes. Y a ambos lados dos deidades marinas en forma de tritones con mitad cuerpo humano y mitad cuerpo de pez que solían llevar en las embarcaciones para que les protegieran de eventuales problemas durante la navegación.

    • Compartir

    Piezas exclusivas

    “Sinceramente cada pieza es única. No hay dos iguales. Son como los soldados de terracota de Xian en China”, señala Jiménez. Como la de Melkart, una deidad originaria de Tiro que romanos y griegos identificaron con Hércules y cuyo culto, derivado del dios Baal, se extendió por el Mediterráneo, desde los confines que hoy ocupa el Líbano hasta España. “Está representado por una figura mitad hombre, mitad pez que se colocaba en las proas de los barcos para que les marcase el rumbo durante la navegación y, en caso de naufragio, les protegiera de los animales marinos”.


Los navíos, sin embargo, tampoco conocieron la victoria. Las corrientes marinas arrastraron e hicieron añicos el cargamento de dos de las embarcaciones. El tercero pecio fue localizado en 1958 fortuitamente por unos pescadores libaneses. Una de las figuras oculta bajo conchas y moluscos quedó atrapada en una de sus redes, alumbrando el formidable hallazgo. La estatua, la única de un niño, es también propiedad de Jiménez, que la ha bautizado como Ayin.

Las corrientes marinas arrastraron e hicieron añicos el cargamento de dos de las embarcaciones

Durante dos milenios habían permanecido milagrosamente a salvo, resguardadas entre dos colinas subterráneas, a tan solo nueve kilómetros de la costa de Tiro. La galería “Asfar & Sarkis”, propiedad de una conocida familia libanesa, sufragó el reflotamiento de un vestigio único en el escaso patrimonio fenicio expuesto en los museos. Un pueblo de buenos navegantes y comerciantes que sigue bajo un halo de misterio, con escasas obras que atestigüen su arte.

Litigio con las autoridades autonómicas

Jiménez, reacio a proporcionar la cuenta del tiempo y el dinero que ha empleado en su reencuentro, siempre ha imaginado con que el puerto de destino de aquellos pecios era una de las colonias, tal vez Malaka, su patria chica y la más remota de las plazas fenicias. “Me hubiera gustado que la colección se hubiese quedado en el museo de la Aduana de Málaga, que es el sitio en el que debiera estar pero no ha podido ser”, desliza. “Es una colección absolutamente excepcional e incomparable, de valor histórico y económico incalculable que yo quería ceder de forma gratuita por un periodo de cinco años prorrogables, sin límite temporal, para que la misma fuera disfrutada por todos los malagueños”.

    • Compartir

    La sala

    En la colección hay incluso una serie de músicos tocando una especie de lira que se apoyaba en el costado y una suerte de flauta doble. Está pieza de un parto, con una señora sentada en una silla con otras dos mujeres colocadas una delante y otra detrás e incluso de un enterramiento, con un difunto tapado con una manta y un cuenco a la izquierda de su cabeza.

    • Compartir

    Rey

    Figura de un rey fenicio. Alejandro Magno arrasó Tiro. No quedó gran cosa. «Tenemos la suerte de poder tener esta colección de terracotas única en el mundo aunque no seamos conscientes todavía de su importancia”, recalca Jiménez.

    • Compartir

    Malaka

    Uno de los posibles puertos de llegada de aquel periplo truncado era precisamente Malaka, una de las colonias fenicias más remotas. “No sabemos en realidad hacia donde iba pero el destino ha querido que estén todos juntos en Málaga. De haberse producido en la antigüedad, habría sido un viaje fabuloso”, comenta el empresario.

    • Compartir

    Ayin

    Bautizado como Ayín, es la única escultura de un niño que figura en la colección de Jiménez.


“Tras más de un año de negociaciones, sucesivos incumplimientos de los compromisos iniciales adquiridos por los responsables de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, así como la falta de ausencia de garantías jurídicas ofrecidas por la citada Consejería, la Ifergan Collection reabrirá sus puertas el próximo enero para exponer nueva museografía completamente renovada y espectacular que se llamará ‘Dioses naufragados: La ruta Fenicia de Tiro a Malaka’”, explica. “Espero que sea disfrutada por todos y no deje indiferente a nadie”.

Jiménez reconoce a este diario que ha recibido ofertas de grandes museos extranjeros, primeras espadas de la exhibición arqueológica internacional, para ceder o vender las obras. Una posibilidad que, de momento, descarta. Comprometido, dice, con su ciudad, que en los últimos años ha experimentado un renacimiento cultural sumando una oferta de museos y espacios culturales que la han posicionado en el mapa. “Todo lo que yo tengo salió del Líbano antes del protocolo de la Unesco que regula el comercio internacional de piezas arqueológicas. Hay otra parte de la colección que está ya catalogada en el Líbano, que otro de los sitios en los que debería estar”, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()