Cultura CENTENARIO DEL HALLAZGO DE LA TUMBA DE TUTANKAMÓN

Tutankamón SuperStar: ¿por qué sigue fascinando al mundo?

Imagen de la exhibición inmersiva sobre Tutantakamón que abre esta semana en Madrid. CEDIDA

Ha sido estrella del celuloide, protagonista de exposiciones por doquier y reclamo publicitario. Se necesitaría una vida para leer lo que se ha escrito de él. Tutankamón ha vivido peligrosamente el siglo de su descubrimiento. Tres milenios bajo las arenas de Egipto han conducido al faraón niño a un estrellato sin parangón, elevado a icono de la cultura de masas.

El monarca despierta aún un furor que carece de comparación con sus vecinos del Valle de los Reyes. Goza de la expectación de un viejo rockero, capaz de trascender las modas pasajeras. “Tutankamón se ha convertido en una celebridad del antiguo Egipto”, relata a El Independiente Joyce Tyldesley, profesora de egiptología del Museo de Manchester y autora del recién publicado ‘Tutankhamun; Pharaoh. Icon. Enigma’. “El rostro de su máscara funeraria es ampliamente reconocido hoy entre quienes no son egiptólogos y las exposiciones itinerantes de sus objetos arrastran a grandes masas”, explica.

Una opinión que comparte el también egiptólogo Bob Brier, autor del interesante ensayo ‘Egyptomania‘, un recorrido por la fascinación que despierta la civilización faraónica. En noviembre de 1922, tras siete largos años de excavaciones, el británico Howard Carter halló la tumba de Tutankamón. El reinado del monarca fue breve y absolutamente intrascendente: llegó al trono con 12 años y murió cuando rondaba los 20. Pero su enterramiento ha sido el único de los hallados en el Valle de los Reyes que ha estado ajeno al pillaje durante más de tres milenios.

Circo mediático

El tesoro fue formidable. Más de 5.000 objetos se amontonaban en los 110 metros cuadrados en los que se desarrollaba la vida de ultratumba de Tutankamón. Para hacer inventario de aquel fantástico relato, periodistas y fotógrafos acamparon en Luxor y los diarios británicos publicaron reportajes semanales de los enviados especiales a la geografía escarpada del Valle de los Reyes. La hemeroteca española también guarda reseñas de aquella insólita fiebre.

“El descubrimiento de la tumba intacta fue el mayor impulso que ha conocido jamás la Egiptomanía. Piensen todo el ruido que despierta aún hoy cuando sus tesoros se van de gira”, comenta Brier. Los bolos por Estados Unidos, Europa, Australia y Japón han reportado a las arcas egipcias cientos de millones de dólares. “Una de las cosas que diferencia a Egipto de otras civilizaciones antiguas es que tenemos maravillosas historias para contar. Por ejemplo, el fabuloso descubrimiento de los tesoros de Tutankamón. A todo el mundo le gusta escuchar sobre el hallazgo de una tumba y el ajuar que contiene”, replica Brier.

Sin pretenderlo, Tutankamón “ha ayudado a la industria turística de Egipto, atrayendo a visitantes al Valle de los Reyes”. “Por desgracia, este foco en él ha significado que otros reyes han sido ignorados por el público general”, desliza Tyldesley. A su juicio, una combinación de factores explica que el faraón niño siga fascinando al mundo. “Es el único rey cuya tumba ha sido encontrada sustancialmente intacta en el Valle de los Reyes, rodeada de preciosos objetos”, arguye. “En el nivel más simple, a todos nos fascinan la búsqueda del tesoro y los cuentos de riqueza, realeza y vidas exóticas”.

Resulta irónico que uno de los faraones menos notables del antiguo Egipto se haya convertido en el más famoso en la imaginación moderna

Toby Wilkinson

Una combinación de factores

También ha contribuido a ese halo de misterio que aún desprende Tutankamón las teorías de maldiciones que rodean supuestamente a los responsables de haber quebrado su descanso eterno. “Resulta irónico que uno de los faraones menos notables del antiguo Egipto se haya convertido en el más famoso en la imaginación moderna”, subraya en conversación con este diario Toby Wilkinson, autor de ‘Tutankhamun’s Trumpet: Ancient Egypt in 100 Objects from the Boy-King’s Tomb’.

Crónica de un periódico argentino sobre Tutankamón, fechada en 1923. BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

“Sus tesoros -esas ‘cosas maravillosas’- combinados con su trágica historia del faraón niño ha garantizado su fama y popularidad”, indica el egiptólogo. “Su rostro es extrañamente familiar hoy, incluso cuando la civilización que él representa resulta exótica, misteriosa y remota. Es una dicotomía que proporciona a Tutankamón su eterna popularidad”.

Su carrera hacia la fama resultó meteórica, empujada por una coyuntura marcada por la necesidad de hallar ilusiones colectivas. “Al público mundial le fascinó el descubrimiento, que acaeció en un tiempo, poco después de la I Guerra Mundial, con unas comunicaciones que hicieron posible ‘ver’ el progreso de la excavación a través de los periódicos y ocasionalmente a través de cortometrajes”, rememora Tyldesley. “Aquello, unido a la exhibición del busto de Nefertiti, posiblemente la madre de Tutankamón, en Berlín ayudó a propagar el gran interés por el pasado de Egipto en general y este periodo de la historia egipcia en particular”.

Esa pasión por lo egipcio y oriental tiene mucho del hombre moderno en busca de aventuras y exploración y de intentar entender el pasado como algo exótico

Antonio J. Morales

La era de masas

El egiptólogo Antonio J. Morales, director de la misión de la Universidad de Alcalá de Henares que excava en Luxor, considera, en cambio, que “el mundo que conocemos hoy procede de la tradición grecolatina, que creó ya un interés que impactó mucho en los ciudadanos y los interesados por el pasado desde muchos siglos antes”. “Ya en el Renacimiento hay un interés por entender el mundo egipcio. Se cumplen cien años del hallazgo de Tutankamón pero también doscientos años del descubrimiento de la piedra Rosetta. Y eso explica que el interés por traducir y entender viene de mucho antes y esa pasión por lo egipcio y oriental tiene mucho del hombre moderno en busca de aventuras y exploración y de intentar entender el pasado como algo exótico en el que descubrir nuevas sociedades y maneras de entender la vida”.

Cartel de una de las películas basadas en Tutankamón. CEDIDA

A juicio de Wilkinson, el hallazgo fue “el primer acontecimiento de nuestra era de masas, generando un interés popular por el antiguo Egipto que jamás ha desaparecido”. Hollywood aprovechó rápidamente su tirón mediático. En 1932 ‘The Mummy’, dirigida por Boris Karloff y rodada en un cañón al norte de Los Ángeles, abrió el camino. “Fue un gran éxito financiero. Estaba basada en el descubrimiento de la tumba de Tutankamón”, recuerda Brier. Los estudios Universal firmaron hasta cuatro secuelas y el cine británico también se apuntó al frenesí con sinopsis similares: una princesa fallece, el amante trata de resucitarla y muere como castigo a su transgresión.

También triunfó en la música. Apenas unos meses después de su irrupción como icono, apareció un tema ‘Old King Tut’ (El viejo rey Tut) que el tiempo acabó enterrando. El mundo supo después que el monarca era apenas un adolescente cuando emprendió su vida hacia el Más Allá. Inspirados en el éxito, otras discográficas estadounidenses se sumaron a las canciones dedicadas al faraón. Fue apenas el principio de su estrella, convertida en un rentable negocio de mercadotecnia que todavía pervive.

“La civilización del antiguo Egipto tiene un áurea especial. Su antigüedad, longevidad y su exotismo le han proporcionado un lugar especial en la imaginación occidental, desde el amanecer de la Egiptología a finales del siglo XVIII”, opina Wilkinson. “Desde entonces, doscientos años de descubrimientos arqueológicos han incrementado la fascinación pública por la cultura y la tierra de los faraones. Tutankamón se ha convertido en el símbolo último del antiguo Egipto, gracias al hallazgo de su tumba y una serie de exposiciones itinerantes. El hecho de que solo tuviera 20 años cuando murió añade únicamente más misticismo a su figura”, concluye.

Rèplica del ataúd de Tutankamón. Ian Abbott/Flickr

Te puede interesar

Comentar ()