Punto para los locos, este es el nombre del monólogo que desde febrero de 2023 va poner en marcha Ángel Martín en una gira que concluirá el 27 de diciembre de ese año en el WiZink Center de Madrid. Un hito para un monologuista que tiene al alcance de su mano de repetirse el éxito de su libro Por si las voces vuelven (Planeta), en el que estará basado su monólogo. Las entradas ya están a la venta.

Hace un año el cómico y presentador Ángel Martín publicó Por si las voces vuelven, un libro en el que cuenta su experiencia con la enfermedad mental, “el libro que yo hubiera deseado leer cuando estaba enfermo”, como asegura. En este tiempo ha sumado 15 ediciones y ha alcanzado 300.000 lectores. “Ha sido durante meses número uno en ventas en libros de no ficción y en libro digital y audio libro”, ha destacado su editora Ángeles Aguilera durante la presentación de una edición especial, en tapa dura, de su libro.

En la presentación del libro homenaje el cómico ha anunciado la gira de Punto par los locos: “Estaré un año con este monólogo trabajándolo para llegar a Madrid con un monólogo redondo”, afirma. Un reto que se ha puesto por delante para demostrar que no es verdad que «en España los monólogos no tienen tanto tirón como en otros países». 

La comedia es capaz de modificar el estado de ánimo que tengas»

El cómico lleva un año en la nube que le ha sumido su éxito editorial inesperado. “No he podido procesar todo lo que ha ocurrido alrededor del libro, porque no conozco el mundo editorial, si fuera audiencias lo sabría, con un 2% de audiencia estaría en la calle”. 

Martín afirma que ha tardado 40 años en darse cuenta de que lo que le gusta es usar el humor para transformar formas de ver. “La comedia es capaz de modificar el estado de ánimo que tengas porque es capaz atravesar cómo te encuentras en un momento dado y aprovechar ese segundo en el que tu cerebro está desconectado de absolutamente todo porque no puede parar de reír, para tratarte con una semilla que te permita ver las cosas de una forma totalmente distinta”, explica.

Por ese motivo pensó en escribir un monólogo para “no solo reírnos si no ofrecer nuevas formas de pensar, sentir vivir y ya de paso hacerlo a lo bestia y de paso llevar los monólogos a un paso más allá de los bares y los teatros”. Esta es la doble intencionalidad, la primera es unir su experiencia con el libro con su bagaje en el mundo de la comedia y la segunda es “conseguir la que puede ser la noche más especial de toda mi carrera”. 

Aunque odio el deporte con todas mis fuerzas, sé que es imprescindible»

Después de hacer firma de su libro en 40 ciudades el escritor ha experimentado todo tipo de anécdotas en las que la gente ha compartido con él experiencias parecidas a la suya que relata en su libro. Una circunstancia que también ha sido dura, dado que la “gente es una francotiradora de emociones y en tres segundos se puede acercar gente que te diga que tu libro le ha servido para entender un poco más a su hijo que se suicidó y eso, por más que vayas con una coraza puesta, te deja KO”, relata. 

El humorista también recalcó que entre las cosas que le han ayudado en la mejora de su estado de salud mental está el deporte. “Aunque odio el deporte con todas mis fuerzas, sé que es imprescindible. Pero lo odio, lo odio, lo odio. Me da mucha rabia que sea tan importante porque me obligo a hacerlo”, reitera.